El ministro de Educación de la Nación cuestionó la decisión de Horacio Rodríguez Larreta de prohibir el lenguaje inclusivo en las escuelas

·4  min de lectura
Soledad Acuña, Jaime Perczyk y Horacio Rodríguez Larreta
Soledad Acuña, Jaime Perczyk y Horacio Rodríguez Larreta

Disconforme con la decisión que se tomó en la ciudad de Buenos Aires para limitar el uso del lenguaje inclusivo en las escuelas, el ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk, vinculó esa medida impulsada por su par porteña, Soledad Acuña, -que responde al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta- con una “cuestión electoral”.

“Creo que leen encuestas y ven que hace un mes [Javier] Milei hace una exacerbación del machismo y dicen: ‘Acá hay algo, hay que discutir esto’”, planteó en Radio 10 el funcionario que integra el gabinete de Alberto Fernández y en esa línea siguió: “Como la ciencia dice que hay que hacer otras cosas, ellos lo ubican en otro lugar, que tiene que ver con discusiones ideológicas con un sector con el que ellos disputan, con el liberalismo. Es increíble, son liberales pero prohíben”.

En un duro cuestionamiento a la administración capitalina de Juntos por el Cambio, el ministro de Educación nacional no cesó en sus críticas a la medida que se tomó basados en que, según Acuña, el lenguaje inclusivo es un “obstáculo” para la fluidez y la comprensión lectora.

“Vos les prohibís a los pibes algo y ¿qué van a hacer los pibes?”, se preguntó Perczyk, deslizando que, con la decisión, esta forma de hablar y de escribir se utilizará aún más. “¿Qué están prohibiendo? No entiendo qué están prohibiendo. ¿Que un chico de 16 en la división diga ‘chiques’? ¿Eso es lo que están prohibiendo?”, insistió.

Y luego de que su par porteña advirtiera que podrá haber sanciones sobre aquellos docentes que utilizan este tipo de expresiones en las aulas, Perczyk respondió: “En la Argentina desde 1918 hay libertad de cátedra”.

En ese sentido, sostuvo que el lenguaje inclusivo es utilizado por los adolescentes debido a “causas más profundas” y remarcó: “Hay leyes en la Argentina que dicen que cada uno elige, entonces, ¿qué estamos discutiendo? Las leyes no se pueden discutir, las leyes son leyes”.

Convencido de que el lenguaje cambia ante las nuevas realidades, Perczyk siguió con sus argumentos bajo esa postura: “Los chicos lo usan porque lo que están discutiendo es que no se bancan más la discriminación por género. Es muy injusto lo que pasa, el lenguaje inclusivo denomina esa desigualdad, esa injusticia, y hay que transformar esa injusticia en justicia”.

Entonces, el ministro pidió combatir las cuestiones reales que ocasionan los problemas con la lectura y la comprensión de textos. “En ningún lugar o investigación científica dicen que las limitaciones están en el lenguaje inclusivo”, planteó el funcionario nacional, quien aseguró que la ciencia considera que las verdaderas problemáticas se anclan en las condiciones sociales, el nivel educativo de los padres, la cantidad de días y horas de clases, los materiales pedagógicos, y la capacitación y los salarios docentes.

“Como no van por ahí… Mejorar las condiciones sociales: las empeoraron. Mejorar la terminalidad de los adultos: la empeoraron. Más días y horas de clases: menos. No entregaron un libro, suspendieron Conectar Igualdad, no invirtieron nada en capacitación docente, con los salarios perdimos”, reprochó Perczyk a la gestión de Rodríguez Larreta.

Incluso, ante las críticas que hizo Acuña para el gobierno bonaerense de Axel Kicillof por la cantidad de escuelas sin gas que hay en la Provincia, Perczyk le achacó: “En la Ciudad tienen más de 100 escuelas sin gas, proporcionalmente un montón”. Sin embargo, asumió que esa cuestión debe mejorar a nivel nacional.

Seguro de que es necesario “invertir mucho más durante un tiempo continuo” en su área, el ministro se quejó por el recorte de partidas que hizo la administración del expresidente Mauricio Macri. “Durante los cuatro años de ellos fuimos para atrás”, sostuvo y agregó: “Tenemos que evitar que esas políticas de ajuste en educación vuelvan, porque nos hacen retroceder”.

Después de enumerar las estrategias que lleva adelante en su cartera -como el reparto de más de ocho millones de libros, el avance en la construcción de 350 jardines, las 120 obras nuevas en las universidades nacionales, la entrega de notebooks-, Perczyk indicó: “Como ellos no lo hicieron, no se enteran”.

Por último el ministro admitió, no obstante, que debe mejorar el poder de compra de los salarios y contó que habrá una nueva reunión para monitorear los sueldos en agosto. “Es gravísima la situación de la inflación y hay que compensar ese deterioro”, afirmó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.