Un ministro y la Defensoría boliviana piden que el zorro Antonio vuelva a casa

Agencia EFE

La Paz, 21 jun (EFE).- Un ministro y la Defensoría del Pueblo de Bolivia se pronunciaron este domingo a favor de que Antonio, un zorro andino de nueve meses, regrese al hogar humano que lo crió.

"Seré criticado, pero el bien mayor debe prevalecer, pido a Ministra @Kindypinckert busque la forma de dar la custodia de Antonio a la única familia que tuvo, no merece sufrir teniendo gente que le da amor y cuidados #ApoyemosAntonio", escribió en Twitter el ministro interino de Gobierno (Interior), Arturo Murillo.

El pedido llega en un momento en que todavía se debate en redes sociales y los medios de comunicación sobre si lo pertinente es que Antonio pase por un proceso de readaptación salvaje en La Paz o que regrese a Oruro, con la familia humana que lo acogió.

El viernes pasado se efectuó el operativo de traslado del animal del zoológico de Oruro al de La Paz, que funciona como un centro de recuperación de animales en riesgo, y donde pasa por una cuarentena para evaluar su salud además de la forma de su alimentación.

"Estoy tomando decisiones internamente (...) Antonio es un animalito que ha sido parte de la familia, de un gran hogar lleno de amor y de cariño", dijo a los medios Brayan Ajuacho, el joven que es uno de los dueños del animal y que llegó hasta La Paz para visitar al pequeño zorro.

Ajuacho manifestó que de por medio hay "temas legales" sobre la tenencia de estas especies, pero que se evalúa la mejor salida para Antonio "ya sea en su hogar, ya sea un centro de custodia" de animales.

Inclusive la Defensoría del Pueblo se pronunció en sentido de que Antonio "no sea tratado como un objeto de propiedad" sino como "sujeto de derecho" y que "debe volver con la familia que lo domesticó", según titula un comunicado de la entidad.

También observó que existen vacíos jurídicos en lo que respecta a la tenencia de animales silvestres, sujeta a procesos penales en Bolivia.

Antonio fue recuperado por las autoridades de Oruro tras la denuncia de unos vecinos que alertaron sobre la tenencia de este animal por parte de una familia de esa ciudad.

El zorro formaba parte de una familia y fue criado a modo de un can al que se alimentó con leche, sopas especiales y croquetas para perro y que llevaba una excelente relación con los integrantes de la casa, inclusive con Juventino y Tuco, los dos perros de la casa.

(c) Agencia EFE