Netanyahu y Macron intercambian críticas por Jerusalén

Por JOSEF FEDERMAN y TIA GOLDENBERG
Mujeres palestinas sostienen un cartel con la imagen del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una protesta contra la decisión de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, en Jerusalén, el 9 de diciembre de 2017. (AP Foto/Mahmoud Illean)

JERUSALÉN (AP) — Los líderes de Francia e Israel sostuvieron un enfrentamiento verbal el domingo por la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como la capital israelí, una medida que desató nuevos actos de violencia en la región.

En Jerusalén, un palestino apuñaló a un guardia de seguridad israelí, causándole heridas graves en el primer ataque en la inestable ciudad desde el pronunciamiento del miércoles por parte del presidente Donald Trump.

En Beirut, cientos de manifestantes libaneses y palestinos se enfrentaron con las fuerzas de seguridad a las afueras de la embajada estadounidense, que está fuertemente resguardada. Además, ministros del Exterior árabes, durante un encuentro en El Cairo, exigieron que Estados Unidos rescindiera la decisión.

La declaratoria contradice la política que Estados Unidos ha mantenido durante décadas, así como un añejo consenso internacional, de que el destino de Jerusalén debe negociarse. Israelíes y palestinos afirman que el sector este de la ciudad es el núcleo emocional de su conflicto, por lo que el anuncio de Trump crea la percepción de que Estados Unidos está del lado de Israel, lo que ha atraído fuertes críticas a nivel internacional.

Durante un encuentro en París con el primer ministro de Israel, el presidente Emmanuel Macron condenó los recientes actos de violencia en contra de los israelíes. Pero también expresó su “desapruebo” a la decisión de Trump, a la que llamó “peligrosa para la paz”.

“No parece satisfacer, a corto plazo, a las causas de la seguridad de Israel ni a los israelíes mismos”, dijo Macron.

Llamó a Israel a suspender la construcción de asentamientos en territorios ocupados y pidió nuevas medidas para generar confianza con los palestinos.

El premier israelí Benjamin Netanyahu, quien dijo que la decisión de Trump fue “histórica”, señaló que Israel ha mantenido la capital en la ciudad durante 70 años y que la relación judía con Jerusalén data de hace 3.000 años.

“París es la capital de Francia, Jerusalén es la capital de Israel”, declaró. “Nosotros respetamos su historia y sus decisiones. Y sabemos que, como amigos, ustedes respetan las nuestras”.

“Creo que mientras más pronto los palestinos acepten esta realidad, podremos avanzar más rápido hacia la paz”, añadió.

El intercambio entre los dos aliados es un preámbulo de lo que podría ser un tenso encuentro el lunes en Bruselas entre Netanyahu y los ministros del Exterior de la Unión Europea. Se prevé que el tema de Jerusalén y el agonizante proceso de paz sean asuntos prioritarios en la agenda.