El ministro de Defensa de Brasil insiste en el voto impreso para las elecciones

·2  min de lectura

Brasilia, 14 jul (EFE).- El ministro de Defensa de Brasil, general Paulo Sergio Nogueira, volvió a insistir este jueves ante el Senado que en las elecciones de octubre próximo se vote en papel, en "paralelo" al sufragio emitido con urnas electrónicas.

La idea fue defendida por el presidente Jair Bolsonaro, quien aspira a renovar su mandato en esos comicios y encabeza una campaña de descrédito contra las urnas electrónicas, usadas en el país desde 1996 y que hasta ahora no han sido objeto de una sola denuncia de fraude.

Sin embargo, el líder de la ultraderecha sostiene que el sistema electrónico propicia las trampas, afirma que incluso ocurrieron en las elecciones que él ganó en 2018 y propone la vuelta del voto impreso, una posibilidad que el propio Parlamento ya ha rechazado.

En una audiencia con una comisión del Senado, el ministro Nogueira insistió en ese punto y sugirió que para garantizar la transparencia del proceso sean instaladas junto a las urnas electrónicas, otras en las que los electores también depositen su voto en papel.

La intención, según el militar, sería que los jueces de mesa, una vez concluidos los comicios, hagan un recuento de ambas urnas a fin de comprobar que el resultado realmente es el mismo.

"No hay interés político", sino solo el deseo de "colaborar para el perfeccionamiento" del proceso en el que las Fuerzas Armadas son parte de una comisión de fiscalización que funciona en el marco del Tribunal Superior Electoral (TSE), explicó el ministro.

Aún cuando Nogueira reiteró otra vez esa propuesta de Bolsonaro ante una comisión del Senado, el TSE ya descartó la adopción del voto en papel junto con el electrónico en octubre, aunque dejó abierta la posibilidad de estudiar el asunto para próximos comicios.

El TSE explicó que, por la actual legislación, todo cambio debería ser aprobado un año antes de las elecciones y, además, ha señalado que desde el punto de vista logístico, ya sería imposible preparar la estructura necesaria para ese voto impreso paralelo.

De todos modos, Bolsonaro insiste en el asunto y hasta ha dicho que la semana próxima invitará a un grupo de 75 embajadores extranjeros para informarles sobre las "fallas" que, según él, ha habido en las dos últimas elecciones presidenciales (2014 y 2018).

Según dijo el mandatario, en esa reunión presentará "documentos", que dice tener en manos pero nunca ha entregado a las autoridades ni presentado en público, los cuales comprobarían las irregularidades detectadas en las urnas electrónicas.

De acuerdo con todos los sondeos, Bolsonaro tiene su reelección cuesta arriba, pues hasta ahora cuenta con una intención de voto cercana al 30 %, frente al 45 % que se le atribuye al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, candidato de un frente progresista.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.