Ministro dice que Brasil renovará auxilio a los pobres si hay una segunda ola de covid-19

Agencia EFE
·2  min de lectura

Brasilia, 12 nov (EFE).- El ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, reafirmó este jueves que si el país sufre una segunda ola de coronavirus, cuando aún no ha salido de la primera, será renovado el auxilio financiero a los más pobres, que en principio acaba a fin de año.

"Si hay una segunda ola de la pandemia, no es una posibilidad, es una certeza. Vamos a tener que reaccionar. Pero ese no es el plan A, no es lo que estamos pensando ahora", declaró Guedes al intervenir por videoconferencia en un evento de la asociación de supermercados.

El ministro aclaró que, en ese caso extremo, también tendría que ser renovado el "estado de calamidad" decretado en el país en abril pasado, que al igual que el auxilio de emergencia a los más pobres expira a fin de año.

La declaración del ministro, que contempla la posibilidad de una segunda ola de la pandemia en el país, contradice de alguna manera la posición del presidente Jair Bolsonaro, quien esta misma semana se quejó públicamente y claramente exaltado de quienes "asustan" a la sociedad con un posible agravamiento de la crisis sanitaria.

"Amenazan con la segunda ola. Hay que enfrentarlo. Es la vida. Tengo sentimientos por todos los que murieron", dijo el líder de la negacionista ultraderecha brasileña, quien apuntó: "No hay cómo escaparse de la realidad. Hay que dejar de ser un país de maricas".

Brasil es uno de los países más afectados por la pandemia, que hasta ahora ha dejado cerca de 136.000 muertes y 5,6 millones de contagios, y ni el propio Gobierno ni ningún especialista ha dado por superada la primera ola del virus.

En marzo pasado, para atender a los más pobres y hacer frente a la crisis sanitaria, el Gobierno aprobó un subsidio de emergencia de 600 reales (uno 104 dólares) por mes que benefició a unos 65 millones de personas, incluidos trabajadores informales y a aquellos que perdieron sus empleos por la pandemia.

Ese último valor fue reducido a la mitad el mes pasado y seguirá así hasta fin de año, cuando el Gobierno prevé poner fin al programa de emergencia y continuar con el Bolsa Familia, plan de asistencia a los más pobres creado en 2003 por el Gobierno del progresista Luiz Inácio Lula da Silva.

Bolsonaro llegó a barajar la posibilidad de reformar el Bolsa Familia y promover una ampliación de valores y personas favorecidas, pero los incipientes debates sobre ese asunto se estancaron con las dificultades causadas por la crisis económica que llegó junto con la covid-19.

La pandemia ha dejado a Brasil en recesión y ha provocado una muy fuerte caída de la recaudación tributaria, todo lo cual ha agudizado los problemas fiscales crónicos del país, con un duro impacto en los presupuestos del Gobierno para el año próximo.

(c) Agencia EFE