El ministro Blanquer anuncia mascarillas FFP2, personal y admite errores

·1  min de lectura

Tras la huelga histórica en el sector educativo ayer en Francia, el gobierno ha hecho algunas concesiones para calmar el gran descontento de profesores y padres de familia por la gestión desordenada de la pandemia en las escuelas. 'No soy perfecto, errar es humano', dice el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer.

Tres meses antes de las presidenciales, el gobierno francés no podía permanecer indiferente a la huelga de este jueves en el sector educativo.

Ha sido una de las más seguidas en los últimos años y participaron asociaciones de padres de familia, hecho inédito en varios decenios.

Unas 77.500 personas se manifestaron en todo el país, 8.200 de ellas en París, según el Ministerio de Interior, que registró 136 movilizaciones en toda Francia.

Desde el regreso a clases, el 3 de enero, el gobierno ha anunciado tres protocolos sanitarios diferentes en las escuelas, lo que ha exasperado a los maestros y a los padres de familia, sobre todo porque éstos se comunican a través de la prensa, pocas horas antes de tenerlos que poner en marcha, en medio de la confusión.

"Estamos en el 30º protocolo desde el comienzo de la crisis sanitaria", lamentó Vanessa Cognet, directora de una pequeña escuela rural en Châteldon (centro), denunciando que las nuevas instrucciones llegan un día antes de su puesta en aplicación, tarde en la noche.

Serán, concretamente, 8000 personas de refuerzo en los establecimientos educativos, al menos hasta el final del año, precisó hoy el ministro, quien reconoció que "no soy perfecto y errar es humano".


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.