Ministro advierte de un enero "duro" en Paraguay por relajación ciudadana

Agencia EFE
·3  min de lectura

Asunción, 6 ene (EFE).- El ministro de Salud de Paraguay, Julio Mazzoleni, alertó este miércoles de un enero "sumamente duro" tras advertirse un rebrote importante de la covid-19 a causa de la relajación de la ciudadanía durante las fiestas de Fin de Año.

La situación epidemiológica del país, con 2.321 muertos de 110.796 casos confirmados de covid-19, fue expuesta por Mazzoleni en una reunión con miembros de los tres poderes del Estado presidida por el jefe de Estado, Mario Abdo Benitez.

"Les he mostrado una situación epidemiológica muy preocupante, los servicios de salud realmente están muy exigidos por la situación actual", señaló el ministro a los medios en el Palacio de López, sede de Gobierno.

Tras apelar nuevamente a la conciencia individual para el respeto de los protocolos ante la expansión del virus, Mazzoleni vaticinó "un enero sumamente duro".

Algo que según el ministro se refleja "en este momento en las consecuencias de lo que fueron las fiestas navideñas y esperamos la semana que sigue lo que ocurrió en Año Nuevo".

En Paraguay, donde el foco de la transmisión se concentra en la capital del país y las ciudades vecinas, la mayor parte de la fuerza productiva ha retomado su cauce luego de una cuarentena rígida de los primeros meses de la pandemia.

A través de las redes sociales se pudo ver el pasado fin de semana aglomeraciones de gente en fiestas y en centros veraniegos sin las medidas de protección como tapabocas, de uso obligatorio desde diciembre pasado.

En la sureña ciudad de Encarnación, frontera con Argentina, las autoridades municipales informaron que el pasado fin de semana al menos 10.000 personas se refrescaron en sus playas sobre el río Paraná, pese a que no existe una habilitación del Ministerio de Salud.

A ese respecto, el ministro anunció que en el informe semanal de este jueves se avanzarán algunos ajustes de los protocolos sanitarios en vigor, los cuales se aplicarán a partir de este lunes en los territorios de mayor impacto.

"No pretendemos un retroceso importante, pero sí decir que las medidas que tenemos son las mínimas posibles. Paraguay es uno de los países que tienen mayor apertura en sus actividades", destacó Mazzoleni.

De hecho, la prevención es la mejor prevención de momento para este país, de 7 millones de habitantes, donde la primera partida de vacuna contra la covid-19 es esperada en mayo o junio próximo, en el mejor de los casos en marzo.

Sobre ese particular, Mazzoleni planteó este martes al Congreso la modificación de una ley que garantice la confidencialidad que exigen las empresas farmacéuticas a la hora de negociar con los Estados, algo que le permitirá acelerar el cierre de algún contrato.

Paraguay ha asegurado la llegada de una primera partida para inmunizar hasta el 30 % de su población a través del sistema Covax, un fondo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de entrega igualitaria entre los países de menor desarrollo.

Y por fuera de esta plataforma, el Gobierno negocia con varias empresas del sector sin que hasta ahora se conozca con cuáles de ellas ni el costo de las vacunas para quienes puedan inmunizarse sin el paraguas sanitario del Estado.

(c) Agencia EFE