Ministra dice que Bélgica enfrenta una "presión desproporcionada" de demandas de asilo

Bélgica registró en 2022 un aumento de 40% de solicitudes de asilo y enfrenta una "presión desproporcionada" en comparación con otros países de la Unión Europea (UE), dijo el miércoles a AFP la ministra de Migración, Nicole de Moor.

El país recibió en 2022 un total de 36.800 demandas de asilo, principalmente de afganos, sirios, palestinos y burundeses, así como de 63.000 ucranianos, de acuerdo oficiales.

La demanda de 100.000 personas "plantea problemas, pesa mucho sobre nuestro sistema", ya que las estructuras de soporte están "desbordadas", dijo De Moor.

Muchos demandantes de asilo se ven así obligados a dormir en las calles o en tugurios.

El Estado belga ha sido condenado en varias ocasiones por cortes locales y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) por incumplimiento de sus obligaciones en materia de acogida.

En 2022 se crearon unas 4.000 plazas, lo que eleva a 33.505 la capacidad de la agencia belga de acogida de solicitantes de asilo, Fedasil, que además ha incorporado a más de 800 empleados.

- Mejorar la distribución -

"A nivel europeo, realmente necesitamos tener una mejor política de gestión de fronteras y necesitamos una distribución justa, porque hoy en día hay países que tienen muchos menos solicitantes de asilo que Bélgica", afirmó De Moor.

"Bélgica está realmente bajo una presión desproporcionada en comparación con otros países", apuntó.

Según la Agencia de Asilo de la UE (EUAA), en los primeros 11 meses de de 2002 se presentaron más de 900.000 demandas de asilo en los 27 países del bloque más Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza.

Ese número representa un aumento de más del 50% en comparación con 2021.

La oficina belga para refugiados y apátridas afirma que el país -de 11,5 millones de habitantes- se encuentra entre los países de la UE con mayor número de solicitudes de asilo "en relación con su población".

Bélgica, al igual que otros países de la UE, se queja de numerosos casos de la llamada "migración secundaria", aquella en la que muchos solicitantes de asilo que llegan a su territorio ya están registrados en otros lugares de la UE.

La normativa del bloque asigna esa responsabilidad al primer país de la UE al que llega un migrante.

La ministra añadió que también desearía que Bélgica adopte rápidamente reformas para "lograr una política de retorno más humana pero también más efectiva" para los inmigrantes en situación irregular.

alm/ahg/js