La ministra alemana de Familia renuncia a su título de doctora, salpicado por las dudas

Agencia EFE
·2  min de lectura

Berlín, 13 nov (EFE).- La ministra alemana de la Familia, la socialdemócrata Franziska Giffey, ha renunciado al título de doctorado de la Universidad de Berlín, salpicado por las sospechas de plagio, primero, o de falta de rigurosidad científica, después.

Giffey, socialdemócrata y una de las miembros más populares del gobierno de la canciller Angela Merkel, anunció su decisión este viernes, mientras está pendiente una nueva revisión sobre los contenidos de su trabajo.

"No estoy dispuesta a que mi disertación y el procedimiento ahora abierta se conviertan en materia de confrontación política", indicó la ministra en un comunicado.

La cuestión del doctorado persigue a la política desde hace casi dos años. En 2019 renunció a luchar por la presidencia del Partido Socialdemócrata (SPD) ante la posibilidad de que el tema la persiguiera. Ahora aspira a dirigir la delegación regional berlinesa de su formación, lo que debe dirimirse en un congreso virtual que tendrá lugar el 27 de noviembre.

Un primer análisis de su tesis por parte de la propia Universidad berlinesa descartó que hubiera incurrido en plagio. Sin embargo, dejó constancia de ciertas debilidades en sus contenidos, cuestión que está ahora pendiente de las conclusiones de una nueva revisión.

Ahora parece haber querido zanjar la cuestión, ante posibilidad de que el asunto de su tesis siguiera latente ante cualquier paso relacionado con su carrera política.

La cuestión ha seguido coleando desde que, a principios de 2019, una plataforma cazadora de plagios -"Vroniplag"- detectará pasajes problemáticos en 49 de las 200 páginas de su texto.

Giffey ocupa uno de los seis ministerios que tiene el SPD en la gran coalición alemana con el bloque conservador de la canciller, Angela Merkel. Se doctoró en Ciencias Políticas en 2009 con una tesis sobre el trabajo de la Comisión Europea (CE) orientado hacia la sociedad civil.

CON EL DOCTORADO NO SE JUEGA EN ALEMANIA

Las acusaciones de plagio pusieron en el pasado fin abrupto a las carreras de dos ministros de Merkel, el de Defensa Karl-Theodor zu Guttenberg, en 2011, y la de Ciencia e Investigaciòn, Annette Schavan, en 2013.

El caso de zu Guttenberg, de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) y por entonces el ministro estrella de Merkel, generó un debate nacional a escala política y en el ámbito científico.

Su dimisión se materializó después de un largo tira y afloja y tras retirarle la Universidad de Bayreuth su título.

Schavan optó por retirarse, pese a asegurar que no cometió plagio, por considerar que no podía seguir en el cargo por la controversia jurídica en que estaba inmersa.

Asimismo hubo dudas sobre la tesis doctoral de Ursula von der Leyen, actual presidenta de la Comisión Europea (CE) y antes ministra de Defensa de Merkel, aunque finalmente las sospechas contra ella de "Vroniplag" no se reforzaron.

(c) Agencia EFE