Una ministra alemana califica de "horribles" los comentarios sobre la homosexualidad de un alto cargo catarí

La ministra alemana del Interior, también encargada de los Deportes, criticó con dureza este martes las declaraciones de un embajador catarí de la Copa del Mundo en las que calificó a la homosexualidad como un "daño en la mente".

"Estas declaraciones son horribles", lamentó Nancy Faeser en una conferencia de prensa, afirmando que mantenía la confianza en las garantías de seguridad para los espectadores del Mundial ofrecidas por el primer ministro catarí en un reciente desplazamiento al país.

Un exinternacional de la selección catarí y embajador del Mundial de fútbol, Khalid Salman, dijo que la homosexualidad es un "daño en la mente", en una entrevista que se difundirá en la televisión alemana este martes.

El país tolerará a los visitantes homosexuales pero "tienen que aceptar nuestras normas", dijo Salman en una entrevista con la televisión ZDF filmada en Catar antes del inicio del campeonato.

En la entrevista, cortada abruptamente después de estos comentarios, Salman añadió que la homosexualidad es "haram", un pecado prohibido en el islam.

El reino del Golfo recibió críticas antes de la Copa del Mundo por su historial de derechos humanos, incluyendo el trato a los trabajadores migrantes y su postura sobre derechos de las mujeres y el colectivo LGTBQ.

La homosexualidad es ilegal en el emirato.

Capitanes de selecciones europeas como Inglaterra, Francia o Alemania lucirán brazaletes con los colores del arcoíris y el mensaje "One Love" en una campaña antidiscriminación.

Seguidores en estadios alemanes pidieron el sábado boicotear el torneo.

Nancy Faeser había dicho la semana pasada durante una visita a Catar que asistirá al Mundial después de recibir "garantías de seguridad" para los seguidores LGTBQ por parte del primer ministro del emirato.

Algunos diputados alemanes acompañaron a la ministra durante la visita, pero la comisionada de derechos humanos del gobierno, Luise Amtsberg, se abstuvo.

Faeser había dicho previamente que la organización del Mundial en Catar era "muy delicada" desde el punto de vista de Berlín, lo que llevó a Doha a convocar al embajador alemán.

smk/pa/pm