El ministerio de Educación porteño le inició un sumario administrativo al vicerrector del Mariano Acosta

El colegio Mariano Acosta estuvo tomado por los estudiantes en septiembre pasado
El colegio Mariano Acosta estuvo tomado por los estudiantes en septiembre pasado - Créditos: @Soledad Aznarez

El Ministerio de Educación de la ciudad de Buenos Aires le inició un sumario administrativo al vicerrector de la Escuela Normal Superior N° 2 DE 6 “Mariano Acosta”, con el objetivo de investigar los hechos que se llevaron adelante durante la toma de la institución en septiembre pasado.

En este contexto, se difundió un video “en donde se puede observar al docente en el establecimiento educativo sosteniendo una actitud que dista de lo que debiera ser un entorno que propicie el diálogo y la convivencia pacífica”, según fuentes de la cartera que conduce Soledad Acuña.

Así, detallaron que el accionar se encuadra en “un incumplimiento tanto del Estatuto Docente (texto consolidado Ley Nº 6.347) y su modificatoria Ley N° 6.544, como del Reglamento Escolar (Resolución Nº 4776-MEGC/06 y modificatorias)”. El ministerio planteó que, además, estas actitudes “atentan contra los principios más elementales de la práctica de una ciudadanía responsable y comprometida con los valores democráticos que sustentan la convivencia pacífica en sociedad”.

Julio Pasquarelli, docente de Psicología y Filosofía, es el vicerrector de la institución. En uno de los videos difundidos se lo escucha decir: “Traigo conmigo la intención, las palabras, las ideas de todo el equipo directivo de esta escuela. En mí está un equipo directivo que sabe que tiene la espalda suficientemente grande para que cuando toquen a un solo padre, a un solo estudiante, a un solo docente, vamos a salir a luchar y no lo vamos a permitir”.

En consecuencia, fuentes del ministerio educativo señalaron que las “normas establecen que es obligación del personal docente ‘propender a la armonía de las relaciones entre miembros de la comunidad educativa’; observar una conducta acorde ‘con las normas de la ética’ y ‘con la función educativa’; así como ‘desempeñar digna, eficaz y lealmente las funciones inherentes a su cargo’; a la vez que prohíbe ‘desarrollar toda forma de proselitismo político partidario’”.

“En estos últimos días se instaló una representación social de que lo político es malo. La escuela está politizada, los docentes politizan. A ver: somos sujetos políticos, estemos en la escuela, en la calle o donde carajo sea. ¿Para quién es un problema que los estudiantes estén politizados?”, dijo Pasquarelli.

“No voy a nombrar a ningún político, pero hay algunos insectos que cuando tejen una telaraña, cuando el viento solidifica esa red. Lejos de romperla, la fortalece. Acá hay espalda y se va a bancar a todos los que quieran estudiar en una educación justa, libre, soberana y para todos”, continuó el vicerrector.

La ministra Acuña, en tanto, cuestionó los hechos. “En la escuela educamos para formar ciudadanos libres, con capacidad de pensar y elegir su futuro, y no para bajar línea. Vamos a rechazar y sancionar las conductas que vayan en contra de este principio. No vamos a tolerar el adoctrinamiento en nuestras escuelas. Durante la toma ilegal del Mariano Acosta, su vicerrector se paró frente a los alumnos a alentar la toma con micrófono en mano y una actitud prepotente que está muy lejos de la ejemplaridad que requiere su rol”, tuiteó la funcionaria.

Y siguió: “Lejos de generar un espacio de convivencia y diálogo democrático, estos gestos contribuyen a generar violencia y son un claro ejemplo de lo que no tenemos que permitir más en la Argentina. Por eso, iniciamos un procedimiento para ejercer las sanciones correspondientes”.

Minutos más tarde se sumó el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. “Hay límites que no se pueden cruzar. No vamos a permitir el adoctrinamiento; todo lo contrario: vamos a seguir trabajando para que los chicos puedan pensar libremente. La prepotencia y la violencia no son formas de diálogo y no las queremos para nuestro país”, escribió, en su cuenta de Twitter.