Con miniserie, ikoots exigen justicia por linchamiento

·3  min de lectura

JUCHITÁN, Oax., mayo 29 (EL UNIVERSAL).- A un año del linchamiento de 15 personas por una turba de aproximadamente 160 personas en Huazantlán del Río, agencia de San Mateo del Mar, que tuvo lugar el 21 de junio del 2020, el Colectivo de Víctimas y Sobrevivientes de la Masacre realizó la micro miniserie documental "Vientos de sangre", con el fin de exigir justicia y castigo a los responsables.

En estos trabajos audiovisuales se revela la identidad de los agresores, de acuerdo con el testimonio de los sobrevivientes, y se plantea que obedecían las órdenes de los autores intelectuales y materiales de los hechos, señalados como: José Luis Chávez Salinas, Camerino Dávalos Larrinzar, Pedro Dávalos Larrinzar, Laura Fiallo Sandoval, Máximo Leyva Piamonte, Teófila Ochoa, Emmanuel Villaseñor Bustillos, entre otros.

En el primer capítulo de la docuserie, las víctimas refieren que todo comenzó el 2 de mayo, fecha en la que, de forma arbitraria, un grupo de 12 hombres, indígenas ikoots, de la colonia de Laguna de Santa Cruz, fueron detenidos y encarcelados en la agencia municipal de Huazantlán del Río, bajo el pretexto de que habían violado el retén sanitario instalado en San Mateo del Río.

Estebán Antillón, alcalde tradicional de San Mateo del Mar, y José Luis Chávez, ordenaron la encarcelación, acusaron las víctimas. Tras los hechos, el 5 de mayo, en la capital de Oaxaca, las detenidas y los detenidos solicitaron medidas cautelares y demandaron una explicación por la detención arbitraria. Un total de 16 personas que sobrevivieron a la agresión levantaron una denuncia en la Fiscalía del Estado sin que, a la fecha, existan avances significativos en la investigación.

La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) solicitó medidas cautelares para los habitantes de San Mateo del Mar, mismas que no se cumplimentaron. Ante la inacción de las autoridades estatales, las mujeres decidieron instalar un plantón en la agencia municipal de Huazantlán del Río, con el fin de demandar justicia. El plantón se instaló el 22 de mayo y se mantuvo hasta el día de los lamentables hechos, el 21 de junio.

La micro docuserie tiene la finalidad de dejar testimonio vivo sobre la masacre, en voz de las víctimas y deudos, además de exigir audiencia con Alejandro Murat Hinojosa, gobernador del Estado de Oaxaca, justicia y castigo a los responsables, medidas cautelares de protección y apoyo, mismas que les fueron negadas a las familias de los fallecidos.

El pasado 8 de diciembre de 2020, el colectivo se reunió con el ahora exfiscal general, Rubén Vasconcelos Méndez, quien al tratar de deslindarse de su responsabilidad les dijo que el secretario general de Gobierno, Francisco Javier García López, dio instrucciones para no ejecutar las órdenes de aprehensión.

Actualmente más de 18 familias se encuentran desplazadas de su comunidad de origen, 19 niñas y niños han quedado en la orfandad, seis esposas y seis padres se encuentran en desamparo, pues dependían económicamente de los fallecidos.

La masacre que estalló en esta comunidad, que se extiende en una estrecha franja de tierra entre el océano Pacífico y el Mar Muerto, una laguna interior, es el resultado de un conflicto político-electoral que se arrastraba desde 2019 entre un grupo que apoya al hoy expresidente municipal, Bernardino Ponce Hinojosa, y otro que lo repudia, lo que hizo estallar la violencia y muerte aquella madrugada de 2020.