Mineápolis, sitiada ante la recta final del juicio del caso de George Floyd

Mineápolis (EEUU), 18 abr (EFE).- Mineápolis (Minesota, EE.UU.) se convirtió este domingo en una ciudad sitiada, con una sofocante presencia policial y militar de cara al inicio de la recta final del juicio contra Derek Chauvin, el expolicía acusado de matar a George Floyd.

Al doble vallado de tres metros de altura y los vehículos blindados que rodean desde el comienzo del proceso al juzgado, en el centro de la urbe, se han sumado refuerzos de seguridad.

Miembros de nueve departamentos estatales y locales, y de la Guardia Nacional, un cuerpo militar de reservistas, se han desplegado para llevar a cabo la "Operación Red de Seguridad", una de las más grandes de la historia del estado de Minesota.

Más de 3.000 miembros de la Guardia Nacional y unos 1.100 agentes de diferentes agencias locales, según datos oficiales, patrullan el área metropolitana de las "ciudades gemelas", Mineápolis y Saint Paul, la capital estatal.

CALLES Y ESCUELAS CERRADAS

La vigilancia es constante en el centro de Mineápolis y la zonas en las que murieron Floyd y otro hombre negro, Daunte Wright, el joven que falleció de un disparo por parte de una agente de policía el pasado 11 de abril en las afueras de la localidad.

Además de las altas medidas de seguridad, el tráfico se ha cortado en varias calles y avenidas, especialmente las cercanas a algunas comisarías que sufrieron ataques durante las protestas del año pasado, tras la muerte de Floyd en mayo.

"Parece que estemos en una guerra. La tristeza y la ansiedad se han apoderado de la ciudad", dijo a Efe un fotógrafo local, Terry Barczak, que ha retratado la mayoría de los momentos de tensión vividos en Mineápolis en el último año.

La sensación de "rabia" entre las minorías ha crecido en los últimos días después del deceso de Wright, de 20 años, por el disparo de una agente en un control de tráfico cerca de la zona donde fue presuntamente asesinado Floyd.

Ante la inminencia del fin del juicio a Chauvin, las escuelas públicas de Mineápolis han decidido suspender sus clases presenciales durante la segunda mitad de la próxima semana, de miércoles a viernes, cuando se espera que el jurado emita su veredicto sobre la culpabilidad o no del expolicía.

ALEGATOS FINALES Y VEREDICTO

Para que Chauvin sea condenado, los doce miembros del jurado deben alcanzar un veredicto unánime en alguno de los cargos de los que se le acusa.

El exagente está imputado por los delitos de asesinato en segundo grado, penado con hasta 40 años de cárcel; asesinato en tercer grado, con una condena máxima de 25 años, y homicidio en segundo grado, que acarrea hasta 10 años de privación de libertad.

Sin embargo, como no tiene antecedentes penales, solo podría ser condenado a un máximo de 12 años y medio de prisión por los primeros dos cargos y a 4 años de cárcel por el tercero.

Los alegatos finales de la defensa y de la acusación empezarán este lunes y, posteriormente, los miembros del jurado se aislarán y encerrarán en un hotel para repasar todas las pruebas presentadas en el juicio y llegar a un fallo.

El veredicto podría llegar en horas, días o semanas.

TOQUES DE QUEDA PARA EVITAR VIOLENCIA

Tras las protestas y disturbios después de la muerte de Wright hace una semana, las autoridades locales han declarado en los últimos días varios toques de queda nocturnos en Mineápolis, Saint Paul y Brooklyn Center, la población donde falleció el joven.

La municipalidad de Brooklyn Center declaró este sábado un toque de queda a partir de las 23.00 hora local (04.00 hora GMT del domingo), que duró hasta las 06.00 hora local del domingo (11.00 hora GMT), en anticipo de posibles altercados por la noche.

Para este domingo, varios colectivos asiáticos y afroamericanos han convocado una protesta "pacífica", según los organizadores, en recuerdo de Wright y Floyd, últimos símbolos de la brutalidad policial contra las minorías en Estados Unidos.

(c) Agencia EFE