Anuncios

Millones en riesgo de perder Medicaid, mientras caducan ayudas por covid

Por Phil Galewitz

Washington, 2 feb (KHN vía EFE). - Los estados se están preparando para remover a millones de personas de Medicaid, a medida que expiran las protecciones que se implementaron al comienzo de la pandemia de covid-19.

Este cambio abrupto, que comienza en abril, pondrá a millones de estadounidenses en riesgo de perder la cobertura de salud, amenazando su acceso a la atención y potencialmente exponiéndolos a costosas facturas.

También pondrá presión en las finanzas de hospitales, doctores y otros que dependen de los pagos de Medicaid, el programa federal de salud gerenciado por los estados que cubre a las personas de bajos ingresos y a aquellos con discapacidades.

Casi tres años atrás, cuando covid puso a la economía en caída libre, el gobierno federal acordó enviar miles de millones de dólares para fondos extra de Medicaid a los estados con la condición de que dejaran de sacar gente del programa.

Pero la legislación promulgada en diciembre, eliminará gradualmente ese dinero durante el próximo año y pedirá a los estados que reanuden recortes de beneficiarios que ya no califiquen.

Ahora, los estados enfrentan espinosos desafíos: asegurarse de no eliminar a personas que todavía califican, y conectar al resto con otras coberturas.

Incluso antes de la pandemia, los estados luchaban por estar en contacto con los beneficiarios de Medicaid, que en algunos casos no tienen una dirección estable o conexión de internet, no hablan inglés o no priorizan a la salud entre sus múltiples necesidades.

"No pensamos que esto será algo grato o elegante, pero haremos todo lo posible para no perder a nadie en el proceso", dijo sobre el llamado retiro de Medicaid, Dana Hittle, directora interina de Medicaid en Oregon.

Con la tasa de personas sin seguro de salud a su nivel histórico más bajo, 8%, revertir eso será doloroso.

La administración Biden ha pronosticado que 15 millones de personas -el 17% de los inscritos- perderán la cobertura de Medicaid o CHIP, el Programa de Seguro de Salud Infantil, a medida que el programa vuelve a sus operaciones normales.

Mientras que muchos de esos 15 millones perderán la cobertura porque ya no califican, a cerca de la mitad se les cancelará el beneficio por razones de procedimiento como no responder a pedidos de actualización de datos, indicó un informe federal.

Ciertos estados se verán particularmente afectados: el registro en el Medicaid y CHIP de Nevada ha aumentado un 47% desde febrero de 2020. Muchos se inscribieron al comienzo de la pandemia, cuando la tasa de desempleo del estado se disparó a 30%.

Comúnmente, las personas entran y salen de Medicaid todo el tiempo. Los estados, que tienen una flexibilidad significativa en la forma en que ejecutan sus programas, suelen experimentar un "éxodo" significativo a medida que cambian los ingresos de las personas y ganan o pierden la elegibilidad.

El proceso de sacar personas de Medicaid se desarrollará durante más de un año.

Las personas que pierdan la cobertura de Medicaid -en los más de 30 estados cubiertos bajo el mercado de seguros de salud federal- tendrán hasta el 31 de julio de 2024 para inscribirse para cobertura en los mercados establecidos por la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA), según anunciaron los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), el 27 de enero.

No es claro si los estados que gerencian sus propios mercados de seguros ofrecerán la misma extensión para la inscripción abierta.

Incluso los estados que ya están actuando para asegurarse que las personas no se queden sin cobertura dicen que la transición será dura.

CASOS DE CALIFORNIA, NEVADA Y FLORIDA

Solo en California, el gobierno estatal pronostica que al menos 2 millones de personas de los 15 millones que están en el programa hoy perderán Medicaid ya sea porque ya no son elegibles o porque no se reinscribieron.

"Sabemos que va a ser una carrera de obstáculos", dijo Mark Ghaly, secretario de Salud y Servicios Humanos de California. "Estamos haciendo todo lo posible para estar preparados".

En un esfuerzo a cuatro manos, los estados organizan planes de salud de Medicaid, doctores, hospitales, mercados de seguros estatales, y una variedad de grupos sin fines de lucro, incluyendo escuelas e iglesias, para llegar a las personas en riesgo de perder la cobertura.

Los estados también usarán las redes sociales, televisión, radio y anuncios, así como sitios web y aplicaciones para conectarse con los beneficiarios. Esto además de cartas y correos electrónicos.

Nevada ha desarrollado una aplicación de celular para comunicarse con los miembros, pero hasta ahora solo 15,000 de los 900,000 inscritos en Medicaid se han registrado.

"La naturaleza temporal de la población de Nevada significa que mantener un contacto apropiada ha sido difícil", concluyó un informe estatal de noviembre. Al menos una de cada 4 cartas enviadas a los beneficiarios fueron devueltas como "dirección equivocada".

La ley que permite que los estados comiencen a cancelar la inscripción de los beneficiarios de Medicaid no elegibles el 1 de abril prohíbe que se cancele la inscripción de cualquier persona porque el correo se devolvió hasta que el estado haya hecho un "esfuerzo de buena fe" para comunicarse con la persona al menos de otra manera, como por teléfono o correo electrónico.

Para reducir la interrupción de la cobertura, la ley requiere que los estados cubran a los niños en Medicaid y CHIP por 12 meses más allá de los cambios en circunstancias, pero esa provisión no entra en vigencia por casi un año.

Los estados le otorgarán a los beneficiarios 60 días para responder a los pedidos de información antes de sacarlos del programa, dijo Jack Rollins, director de política federal de la Association of Medicaid Directors.

Los estados usarán bases de datos del gobierno como las del IRS o la administración del seguro social para chequear la elegibilidad en base a los ingresos para que puedan renovar la cobertura de algunas personas automáticamente sin tener que contactarlos. Pero algunos estados no están aprovechando al máximo estas bases de datos.

Los estados tienen hasta febrero para enviar su plan de "retiro" de Medicaid a los CMS, que controlará el proceso. Lo que es claro hasta ahora es que algunos estadios están haciendo mucho más que otros para mantener a la gente con seguro.

California pasará a algunas personas a un plan privado subsidiado en el mercado estatal, Covered California. Los afiliados tendrán que estar de acuerdo y pagar una prima si no califican para un plan gratuito. Sin embargo, la prima podría ser tan baja como $10 al mes, dijo Jessica Altman, su directora ejecutiva. "Queremos que sea más fácil decir sí a la cobertura", agregó.

Pero los expertos se preocupan por lo que sucederá con los beneficiarios de Medicaid en Florida.

Florida no tiene su propio mercado de ACA. Como en la mayoría de los estados, sus residentes usan el sitio federal para comprar estos planes. Como resultado, la transferencia de personas de Medicaid al mercado puede no ser tan eficiente como lo sería si involucrara a dos agencias estatales que trabajan juntas regularmente, dijo Jodi Ray, directora de Florida Covering Kids and Families, una organización sin fines de lucro que ayuda a las personas a encontrar cobertura.

Otra preocupación para los defensores es que Florida utiliza menos las bases de datos del gobierno que otros estados para verificar los ingresos de los afiliados. "Hacemos que todos pasen por el mismo proceso para volver a inscribirse en lugar de utilizar todos los datos aceptables", dijo Ray.

Florida generalmente tarda semanas en procesar las solicitudes de Medicaid, mientras que algunos estados lo hacen en un día, dijo.

El plan de retiro de Medicaid de Florida ilustra la dificultad de llegar a los beneficiarios. El plan dijo que, desde 2020, el estado ha identificado 850,000 casos en los que los beneficiarios de Medicaid no respondieron a las solicitudes de información.

Los funcionarios de Medicaid en Florida no respondieron a los pedidos de comentarios.

Mientras los funcionarios estatales se esfuerzan por manejar el retiro, los proveedores de atención médica se preparan para las consecuencias.

Dennis Sulser, director ejecutivo de Youth Dynamics, con sede en Billings, Montana, que brinda servicios de salud mental a muchos niños con Medicaid, espera que algunos pierdan la cobertura porque perderse en el proceso.

Eso podría dejar a los pacientes sin poder pagar y a la organización sin fines de lucro esforzándose financieramente para tratar de evitar que los niños enfrenten una interrupción en el tratamiento.

"Si tuviéramos que dar de alta a un niño que está en nuestro hogar de cuidado grupal, y solo está a la mitad del proceso, y no tiene todos los fundamentos del apoyo de atención necesario, eso podría ser trágico", dijo Sulser.

KHN (Kaiser Health News) es la redacción de KFF (Kaiser Family Foundation), que produce periodismo en profundidad sobre salud. Es uno de los tres principales programas de KFF, organización sin fines de lucro que analiza la problemática de salud y salud pública de la nación.

Versión original en inglés:

https://khn.org/news/article/medicaid-unwinding-coverage-loss-sta tes-post-pandemic/

(c) Agencia EFE