Millones se preparan para la llegada de una gran tormenta en el oeste de EEUU

Agencia EFE
·3  min de lectura

Denver (CO), 13 mar (EFE News).- El inesperado retraso de la llegada de una poderosa tormenta de nieve y viento a Colorado y Wyoming permitió este sábado a las autoridades estatales intensificar las medidas de preparación y protección para los de 20 millones de personas que se verán afectadas por su inusitada fuerza.

Hasta este viernes se decía que la tormenta llegaría ese día por la noche, pero ahora, según la oficina del Servicio Meteorológico Nacional (NWS), la fuerte nevada comenzará 24 horas después de lo anticipado, es decir, este sábado por la noche, extendiéndose a todo el domingo y probablemente hasta el lunes por la mañana.

Robert Koopmeiners, meteorólogo del NWS, indicó en un comunicado difundido este sábado que, aunque la tormenta no comenzó cuando inicialmente estaba previsto debido a una reducción en su velocidad de avance, todavía se trata de una "importante" tormenta invernal que, lejos de debilitarse, "se intensificará" en la noche de sábado a domingo.

"Marzo es el mes con más nieve en Denver y esta vez la vamos la recibir toda junta", dijo Koopmeiners, en referencia al medio metro de nieve que se acumularía en Denver y zonas vecinas durante la tormenta, es decir, cuatro veces más que durante las nevadas habituales.

Por eso, el gobernador de Colorado, Jared Polis, pidió que las personas se abstengan de viajar por las carreteras "excepto en casos de absoluta emergencia".

Y el Departamento de Transporte de este estado advirtió que resultará "imposible" transitar por las carreteras desde esta noche y posiblemente durante las próximas 48 horas.

Además, la Patrulla de Caminos de Colorado informó de que las principales rutas de este estado probablemente permanecerán cerradas durante la tormenta "por razones de seguridad" para que bomberos, policías o ambulancias se desplacen por esas rutas, de ser necesario.

Por su parte, en Wyoming, el Departamento de Transporte local advirtió que dos carreteras interestatales (I-80, I-90), que recorren el estado de este a oeste, "podrían ser intransitables" desde esta noche y hasta el lunes por la mañana.

Y las autoridades de agricultura de Wyoming emitieron hoy su propia advertencia: esta "peligrosa tormenta" afectará al ganado, debido al "deterioro extremadamente rápido del clima" en las próximas horas.

Sea como fuere, hasta esta mañana, la tormenta se mantiene en el límite entre Arizona y Colorado, moviéndose muy lentamente hacia el este y sin conexión, por el momento, con la corriente de aire húmedo procedente del Golfo de México.

Pero cuando esa conexión suceda, probablemente en las primeras doce horas del domingo y a unos 9000 metros de altura, la tormenta descargará todo su potencial sobre amplias áreas de Colorado y Wyoming, y sectores del oeste de Nebraska, con las principales precipitaciones entre Casper, Wyoming, al norte y Denver al sur.

De hecho, el NWS anticipa vientos de hasta 100 kilómetros por hora en esa región, capaces de causar daños al derribar árboles o postes de cables eléctricos, o al hacer volar techos.

"Los cortes del suministro de electricidad y los derrumbes de techos en algunas áreas debido a la nieve húmeda y pesada son posibles por la cantidad de nieve pronosticada", dijo esta mañana el NWS en Cheyenne (Wyoming).

"Se trata de una gran tormenta con impactos extremos. Si todavía no se prepararon, prepárense ahora", aconsejó.

(c) Agencia EFE