Millones de personas en Siria e Irak pierden acceso al agua

·2  min de lectura
ARCHIVO - En esta foto de archivo del 13 de julio de 2020, se ven botes de pesca en el canal de Shatt al-Arab, en Basora, Irak. (AP Foto/Nabil al-Jurani, Archivo)

BEIRUT (AP) — Millones de personas en Siria e Irak corren el riesgo de perder el acceso al agua, a la electricidad y a los alimentos debido al aumento de las temperaturas y al descenso récord del nivel de agua por la falta de lluvias, advirtieron el lunes grupos de ayuda internacional.

Los dos países vecinos, golpeados por años de conflicto y mala gestión, necesitan una intervención rápida para combatir la grave escasez de agua, dijeron los grupos.

La sequía también está afectando el suministro de electricidad, ya que el bajo nivel de agua inciden en las presas hidroeléctricas, lo que a su vez repercute en las infraestructuras esenciales, incluidas las instalaciones médicas.

Más de 12 millones de personas en ambos países están afectadas, incluyendo 5 millones en Siria que dependen directamente del río Éufrates.

​​En Irak, la pérdida de acceso al agua de los ríos Éufrates y Tigris, y la sequía, amenazan al menos a 7 millones de personas.

Unos 400 kilómetros cuadrados (154 millas cuadradas) de tierras agrícolas sufren los efectos de la sequía, dijeron los grupos, quienes añadieron que dos presas en el norte de Siria, que proporcionan energía a 3 millones de personas, se enfrentan a un cierre inminente.

Carsten Hansen, director regional del Consejo Noruego para los Refugiados, uno de los grupos de ayuda que emitieron la advertencia, dijo que para los cientos de miles de iraquíes que siguen desplazados y muchos más que siguen huyendo para salvar sus vidas en Siria, la crisis del agua que se está produciendo “pronto se convertirá en una catástrofe sin precedentes que llevará a más personas al desplazamiento”.

Otros grupos de ayuda fueron Mercy Corps, el Consejo Danés para Refugiados, CARE internacional, la Agencia de Cooperación Técnica y de Desarrollo (ACTED) y Acción contra el Hambre.

Los expertos advirtieron que en varias provincias sirias -como Hassakah, Alepo y Raqqa, en el norte, y Deir el-Zour, en el este- han aumentado las enfermedades transmitidas por el agua.

Las zonas incluyen asentamientos que albergan a decenas de miles de personas desplazadas en los 10 años de conflicto en Siria.

La jefa regional de CARE para Oriente Medio y el Norte de África, Nirvana Shawky, instó a las autoridades y a los gobiernos donantes a actuar con rapidez para salvar vidas.

Esta crisis se suma a la guerra, al COVID-19 y al fuerte declive económico, dijo.

“No hay tiempo que perder”, afirmó Gerry Garvey, del Consejo Danés para los Refugiados, quien añadió que la crisis del agua puede aumentar los conflictos en una región ya desestabilizada.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.