Millones de personas se quedan sin agua y electricidad mientras el huracán Fiona sale del Caribe

·4  min de lectura

En el quinto aniversario del huracán María, una devastadora tormenta asesina que dejó heridas aún sin cicatrizar, los puertorriqueños se despertaron el miércoles con una nueva escena de ruina a causa del huracán Fiona.

A medida que las historias de rescates, daños y supervivencia siguen saliendo a la luz, las cifras iniciales de Fiona son impactantes: 1.5 millones de personas sin electricidad y 25 pulgadas de lluvia en varios lugares. El Río Guanajibo, en el extremo suroeste de la isla, subió 18 pies durante la noche del domingo. Hay tres muertes confirmadas, más otra en la República Dominicana.

Puerto Rico no es el único. Casi un millón de personas se quedaron sin agua corriente en la cercana República Dominicana, y miles de personas se vieron desplazadas y siguen sin electricidad.

Durante la noche, el huracán Fiona golpeó las cálidas aguas del norte de La Española y se fortaleció hasta convertirse en un gran huracán de categoría 3 con vientos de 115 mph antes de comenzar su asalto a las Islas Turcos y Caicos, donde todavía no se ha informado de heridos o víctimas graves.

A última hora del martes, se espera que Fiona siga aumentando de fuerza mientras se dirige al norte hacia las Bermudas. A su paso, los pobladores del Caribe se esfuerzan por recomponer la situación, una vez más.

Yesenia Martínez, izquierda, y Dilcia Fígaro recogen artículos esparcidos por el huracán Fiona en el barrio Kosovo, en Punta Cana, República Dominicana, el lunes 19 de septiembre de 2022
Yesenia Martínez, izquierda, y Dilcia Fígaro recogen artículos esparcidos por el huracán Fiona en el barrio Kosovo, en Punta Cana, República Dominicana, el lunes 19 de septiembre de 2022

Sin electricidad ni agua

El gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, dijo el lunes a la prensa que pedirá al presidente Joe Biden la declaración de desastre mayor para la isla, donde 60% de los habitantes aún no tiene agua corriente y más de un millón siguen sin electricidad. Algunas comunidades de montaña han quedado completamente aisladas tras los aludes.

Los habitantes publicaron videos en redes sociales de las kilométricas esperas en las gasolineras para cargar combustible, o de gasolineras ya vacías.

Más de 12,400 dominicanos también fueron desplazados por Fiona, que azotó la isla con vientos de 90 mph la mayor parte del lunes y dejó sin electricidad a la mayor parte del país. La compañía eléctrica Distribuidora del Este dijo que 61% del sistema estaba afectado.

El agua corriente también fue un problema, ya que las autoridades dominicanas informaron que la tormenta destruyó casi 60 acueductos, dejando a cerca de un millón de personas sin agua.

Las aguas de las lluvias de Fiona siguieron bloqueando las carreteras principales y aislando al menos dos comunidades.

Haití esquivó gran parte de la ira de Fiona, como se esperaba. Las lluvias dispersas cayeron sobre la región del norte sin que se hayan registrado daños hasta ahora, dijo Jerry Chandler, el jefe de la Oficina de Protección Civil.

Chandler, sin embargo, también estaba vigilando de cerca la perturbación tropical al sur. Algunos de los primeros modelos de tormenta muestran que esta se desplaza hacia el sur del país este fin de semana, pero el Centro Nacional de Huracanes aún no ha designado la perturbación ni ha trazado la trayectoria prevista.

Haití lleva más de una semana de agitación y, mientras el huracán Fiona se convertía en una poderosa tormenta que azotaba la República Dominicana, los saqueadores de Haití asaltaron otro almacén de respuesta de emergencia con suministros almacenados en prevención por el huracán, fue uno de la media docena de almacenes gubernamentales y de organizaciones benéficas saqueados esta semana. El almacén de la Oficina de Protección Civil en la ciudad sureña de Les Cayes se convirtió en el más reciente almacén saqueado.

Juan Antonio Molina drives his old jeep through a road flooded in Toa Alta by Hurricane Fiona that passed by Puerto Rico on Monday September 18, on Wednesday, September 20, 2022.
Juan Antonio Molina drives his old jeep through a road flooded in Toa Alta by Hurricane Fiona that passed by Puerto Rico on Monday September 18, on Wednesday, September 20, 2022.

Turcos y Caicos y las Bahamas

El huracán Fiona pasó gran parte de la noche del lunes y la mañana del martes azotando Turcos y Caicos con vientos de 115 mph y fuertes lluvias, pero la vicegobernadora Anya Williams dijo el martes por la mañana que aún no se había informado de víctimas o heridos graves. Había unas 165 personas en refugios en toda la cadena de islas.

Sin embargo, hay cortes de electricidad en toda la isla en las islas orientales de Salt Cay, Caicos del Sur y Gran Turca, la capital, así como en Caicos del Norte y Central, mientras que el 30% de la isla de Providenciales está actualmente sin electricidad, dijo Williams.

“Estamos monitoreando de cerca el impacto y preparándonos para el proceso de restauración del servicio después de que el fenómeno meteorológico haya pasado y se haya dado el visto bueno”, dijo la compañía eléctrica Fortis Ltd. en un comunicado.

El servicio de telefonía móvil tampoco funcionaba en Caicos del Sur, donde los teléfonos fijos no funcionan desde la última tormenta de hace cinco años. Los residentes de la zona también han informado de que han perdido sus tejados debido a los vientos de categoría 3 de Fiona.

Temard Butterfield, quien vive en la isla de Gran Turca, dijo que los habitantes pasaron “cerca de una hora directamente en el ojo del huracán. Mucha lluvia y viento”.

Mientras Fiona golpeaba la isla de baja altitud, Butterfield lo describió como “un tren sin parar en el exterior, en medio de truenos y relámpagos”.

En Mayaguana, una pequeña isla bahameña poco poblada que se encuentra en la trayectoria de Fiona, las autoridades bahameñas planearon un rescate fallido para evacuar a 22 habitantes en riesgo una hora antes de que se esperara el aumento de los vientos, según confirmó al Miami Herald el capitán Stephen Russell, de la NEMA. Solo se logró convencer a 11 personas para que abandonaran la isla.