Por primera vez millones de familias con estatus migratorio mixto en EE. UU. son elegibles para programa de alivio por COVID

Josh Marcus
·4  min de lectura
<p>ARCHIVO - En esta fotografía de archivo del 18 de junio de 2020, los estudiantes de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) se reúnen frente a la Corte Suprema en Washington. La administración Trump ha restaurado por completo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia de la era de Obama para inmigrantes traídos a los Estados Unidos cuando eran jóvenes, cumpliendo con la orden de un juez federal. El anuncio es una victoria importante, aunque temporal, para las personas que no han podido postularse desde que Trump puso fin a DACA en septiembre de 2017.</p> (AP Photo / Manuel Balce Ceneta, archivo)

ARCHIVO - En esta fotografía de archivo del 18 de junio de 2020, los estudiantes de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) se reúnen frente a la Corte Suprema en Washington. La administración Trump ha restaurado por completo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia de la era de Obama para inmigrantes traídos a los Estados Unidos cuando eran jóvenes, cumpliendo con la orden de un juez federal. El anuncio es una victoria importante, aunque temporal, para las personas que no han podido postularse desde que Trump puso fin a DACA en septiembre de 2017.

(AP Photo / Manuel Balce Ceneta, archivo)

Millones de estadounidenses que viven en familias con estatus migratorio mixto serán elegibles para los controles de estímulo del coronavirus por primera vez como parte del nuevo paquete de ayuda federal.

El domingo, Donald Trump firmó el proyecto de ley de gastos de $900 mil millones, lo que significa que los ciudadanos estadounidenses y los residentes permanentes que presenten declaraciones de impuestos conjuntas con sus cónyuges indocumentados serán elegibles para recibir los cheques de alivio de $600 de la ley, así como reclamar $600 por hijo dependiente.

Cuando se promulgó el proyecto de ley de ayuda CARES en marzo, las familias que estaban registradas para pagar impuestos pero que no tenían números de Seguro Social debido a su estatus migratorio fueron excluidas del paquete de rescate.

Los últimos pagos de estímulo, que los legisladores están considerando expandir después de la medida sorpresa del presidente de oponerse a su propio partido y exigir cheques más grandes, también permiten a las familias de estatus mixto reclamar retroactivamente los cheques de $1,200 y $500 por niño de la Ley CARES de la última ronda.

Se estima que 16,7 millones de personas viven en hogares de estatus mixto en los EE. UU., incluidos 8,2 millones de ciudadanos nacidos o naturalizados en los EE.UU.

Sin embargo, las nuevas disposiciones no cubren a todos. Las personas indocumentadas por su cuenta, y aquellas que carecen de números de Seguro Social y no presentan declaraciones de impuestos, no son elegibles para recibir ayuda, ni tampoco los hijos ciudadanos estadounidenses de padres que carecen de números de Seguro Social.

Aún así, los líderes de ambos lados del pasillo celebraron la nueva incorporación.

"Arreglar la disposición que negaba a algunos ciudadanos estadounidenses elegibles recibir un cheque de estímulo federal bajo la Ley CARES fue un descuido que necesitaba corrección", dijo a CBS Marco Rubio , un senador republicano de Florida. "Ningún estadounidense debería haber sido impedido de recibir asistencia federal durante una pandemia mundial debido a con quién se casó".

El líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, un demócrata de Nueva York, también celebró la reforma.

"Era injusto y absurdo que a millones de contribuyentes que necesitaban asistencia para alimentar a sus familias, muchos en la comunidad inmigrante con hijos ciudadanos estadounidenses y trabajando en primera línea, se les negara previamente el acceso a estos fondos de supervivencia", dijo Schumer. "Me complace que pudiéramos extender esta línea de vida económica a otras familias necesitadas".

Los inmigrantes y defensores criticaron el paquete de ayuda original por excluir a tantos millones de familias estadounidenses.

“Soy estadounidense, y cuando me abofetearon con esto pensé que no necesitaba el dinero. Fue más como: ¿cómo te atreves a decirme que no tengo el derecho de otros estadounidenses? ”, Dijo Citlali, una mujer casada con un migrante no autorizado, que usó un seudónimo para describir su experiencia a WBEZ debido a preocupaciones de seguridad.

En mayo, el Instituto de Defensa y Protección Constitucional de la Universidad de Georgetown presentó una demanda contra el primer proyecto de ley de ayuda federal, argumentando que discriminaba al negar la misma protección a los hijos de inmigrantes indocumentados que son ciudadanos estadounidenses.

“La negativa a distribuir este beneficio a los niños ciudadanos estadounidenses socava los objetivos de la Ley CARES de brindar asistencia a los estadounidenses necesitados, frustra los esfuerzos de la Ley para reactivar la economía y castiga a los niños ciudadanos por el estatus de sus padres, un castigo que es particularmente absurdo dado que Los inmigrantes indocumentados, colectivamente, pagan miles de millones de dólares cada año en impuestos”, dijo Mary McCord, directora legal del instituto, en ese momento.

Sin embargo, el enfoque tiene precedentes. Utilizando Números de Identificación de Contribuyente Individual emitidos por el gobierno, muchas familias que incluyen personas indocumentadas pagan impuestos estadounidenses. De hecho, la mayoría de los inmigrantes estadounidenses pagan impuestos de una forma u otra, pero no siempre tienen acceso a la red de seguridad social.

Los programas como el crédito tributario por hijos, los cupones de alimentos y la asistencia para la vivienda están abiertos a ellos, pero no las desgravaciones como las devoluciones de impuestos durante la crisis financiera de 2008.

La pandemia de Covid ha arrojado luz sobre esta inequidad. Millones de inmigrantes son trabajadores esenciales, mientras que el coronavirus ha afectado de manera desproporcionada a las comunidades de inmigrantes y ha provocado brotes en los centros de detención de inmigrantes.

Relacionados

Concierto en Barcelona no deja casos de COVID-19 entre sus asistentes

Trump firma a última hora proyecto de alivio de COVID

Ecuador enfrenta futuro económico incierto tras pandemia