Militares intentan tranquilizar a ciudadanos e inversores tras golpe de Estado en Guinea

·6  min de lectura

LOS GOLPISTAS en Guinea, que capturaron al presidente Alpha Condé y disolvieron las instituciones este domingo, aseguraron hoy lunes que respetarán los contratos económicos y mineros y evitarán cualquier “caza de brujas”, en un intento de tranquilizar a los inversores extranjeros y a los guineanos.

El líder golpista, Mamady Dumbuya, aseguró que el comité que ahora está al frente de este importante país de África occidental productor de bauxita y minerales “respetará todas sus obligaciones” y los “convenios mineros” y seguirá “promoviendo las inversiones extranjeras en el país”.

Además, prometió un “gobierno de unión nacional” encargado de llevar a cabo una “transición política”, sin dar más detalles.

Vestido con su traje militar, el comandante de las fuerzas especiales guineanas tomó la palabra el lunes por la mañana ante los exministros y presidentes de las principales instituciones del país a los que se ordenó asistir a una reunión en el Palacio del Pueblo, sede del Parlamento.

También lee: Unicef alerta sobre un ‘alarmante’ aumento de la violencia contra los niños en África

El teniente coronel Dumbuya les pidió que entreguen sus documentos de viaje y sus vehículos de función. Pero aseguró que “no habrá espíritu de odio ni de venganza… no habrá caza de brujas”.

Este domingo 5, oficiales de las fuerzas especiales guineanas afirmaron haber capturado al presidente Alpha Condé, conquistado la capital Conakry y “disuelto” las instituciones, en un golpe de Estado militar que podría sacar del poder a un veterano de la política africana que estaba cada vez más aislado.

El posible fin de más de diez años de gobierno de Condé provocó escenas de júbilo en varios puntos de la capital.

“Decidimos, después de detener al presidente, quien actualmente está con nosotros (…) suprimir la Constitución en vigor, disolver las instituciones y también al gobierno, así como el cierre de fronteras terrestres y aéreas”, señaló uno de los golpistas en una declaración que circuló en redes sociales.

“ACABAR CON EL MAL GUINEANO”

Denunciando el “desbarajuste” gubernamental, el jefe de las fuerzas especiales, el teniente coronel Mamady Dumbuya, envuelto en la bandera guineana, prometió ante la televisión nacional “lanzar una consulta nacional para abrir una transición inclusiva y pacífica”.

Los golpistas difundieron un video del presidente Condé, de 83 años, bajo arresto. Le preguntan si ha sido maltratado y Condé, vestido con jeans y camisa, sentado en un sofá, se niega a responder.

Por la noche anunciaron por televisión la instauración de un toque de queda en todo el país “hasta nuevo aviso” y la sustitución de los gobernadores y prefectos regionales por militares.

Además, convocaron a los ministros salientes y a los presidentes de las instituciones a una reunión este lunes. “Cualquier negativa a presentarse será considerada como una rebelión”, advirtieron.

No te pierdas: Las selvas africanas siguen frenando el cambio climático

“Tenemos todo Conakry y estamos con todas las fuerzas de defensa y de seguridad para acabar de una vez con el mal guineano”, declaró el teniente coronel Dumbuya, una personalidad poco conocida hasta ahora, a la cadena de televisión France 24.

El departamento de Estado de Estados Unidos condenó el golpe y advirtió que la acción podría “limitar” la capacidad de Washington de apoyar a Guinea.

“La violencia y cualquier medida extraconstitucional solo servirán para erosionar las perspectivas de paz, estabilidad y prosperidad en Guinea”, dijo en un comunicado Ned Price, portavoz del departamento de Estado.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, condenó “firmemente” el golpe en Guinea y exigió “la liberación del presidente” Condé.

“MUERTE A LOS TORTURADORES”

El presidente de la Unión Africana (UA), Félix Tshisekedi, y el presidente de la Comisión de la UA, Musa Faki Mahamat, condenaron “cualquier toma de poder por la fuerza” y exigieron la liberación “inmediata” del presidente, en una declaración conjunta en la que pidieron una reunión de emergencia de la organización.

La Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) también condenó “en los términos más enérgicos este intento de golpe” y exigió el “respeto de la integridad física” del jefe de Estado guineano y su inmediata liberación. También exigió “la vuelta al orden constitucional, bajo pena de sanciones”.

Cientos de habitantes de Conakry, sobre todo en los suburbios favorables a la oposición, salieron a la calle para vitorear a los soldados, según constataron periodistas de la AFP.

“Estamos orgullosos de las fuerzas especiales, vergüenza a la milicia del expresidente Alpha Condé, muerte a los torturadores y a los asesinos de nuestra juventud”, exclamó un manifestante bajo condición de anonimato.

Te interesa: La odisea de los migrantes africanos en América

“Vamos a reescribir una Constitución juntos, esta vez, toda Guinea”, aseguró el líder golpista.

El Frente Nacional de Defensa de la Constitución (FNDC), una coalición de movimientos políticos y de la sociedad civil que encabezó la protesta contra un tercer mandato de Condé, dijo que tomó nota de “la detención del dictador” y de las declaraciones de los militares sobre la Constitución.

Desde hace meses, este país de África occidental, de los más pobres del mundo pese a sus considerables recursos minerales e hídricos, vive una profunda crisis política y económica, agravada por la pandemia de covid-19.

Condé, exopositor histórico, encarcelado y hasta condenado a muerte, se convirtió en 2010 en el primer presidente elegido democráticamente tras décadas de regímenes autoritarios.

“¡LIBERTAD, LIBERTAD!”

Pero los defensores de los derechos humanos denuncian una deriva autoritaria en los últimos años de su presidencia y cuestionan los logros del principio. Su candidatura para un tercer mandato, el 18 de octubre de 2020, provocó meses de tensiones, con decenas de muertos.

Condé fue finalmente proclamado presidente para un tercer mandato el 7 de noviembre, pese a que varios candidatos denunciaron irregularidades de todo tipo.

Gran parte de la comunidad internacional condenó el golpe del domingo, pero el nuevo hombre fuerte del país, el líder golpista Mamady Dumbuya, fue recibido a su llegada al Palacio del Pueblo por cientos de guineanos que se aferraban a las puertas y gritaban “¡libertad, libertad!” o “¡viva el ejército!”.

Este golpe de Estado tiene lugar tras meses de grave crisis económica y política en este país de África del oeste, de 12 millones de habitantes.

Te recomendamos: La guerra de EU ‘contra el terrorismo’ ha matado a 1 millón de personas y gastado 21 billones de dólares

Durante décadas, esta nación pobre, pese a sus recursos minerales e hidrológicos, ha sido dirigida desde su independencia en 1958 por regímenes autoritarios o dictatoriales.

Este golpe de Estado se suma a otros acaecidos recientemente en países de África subsahariana, como Malí en 2020 y Chad en 2021.

Por el momento no se reportaron muertos, pese a los intensos disparos que se escucharon el domingo por la mañana en la capital. Y no se registró ningún incidente grave en la noche del domingo al lunes.

Lo que podría suponer el final de una década del régimen de Condé dio lugar a escenas de júbilo en varias zonas de la capital, sobre todo en las barriadas, favorables a la oposición. N

—∞—

Con información de AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.