Un militar ruso es herido por un disparo en un centro de reclutamiento en Siberia

REUTERS - ALEXEY MALGAVKO

La situación del responsable castrense es crítica tras recibir el impacto de bala a quemarropa. El atacante es un joven ruso de 25 años que había recibido una notificación de movilización a Ucrania, una cuestión que ha provocado que cientos de miles de rusos hayan abandonado el país en los últimos días y que ha generado un profundo malestar entre parte de la población.

La tensión sigue elevándose en Rusia tras el anuncio de Vladimir Putin de movilizar a 300.000 reservistas para ir al frente en la guerra contra Ucrania. Este lunes 26 de septiembre, un joven ruso de 25 años que había sido movilizado atacó en un centro de reclutamiento a un responsable militar al dispararle con un arma de fuego. El herido se encuentra en estado crítico y se teme por su vida.

El atacante, identificado como Ruslan Zinin, entró a la oficina de la ciudad siberiana de Ust-Ilimsk gritando "nadie irá a luchar" y "todos nos iremos a casa ahora", según informan los medios locales independientes. El agresor fue detenido y las autoridades confirmaron que “recibirá un duro castigo por lo ocurrido”.

Al parecer, el centro estaba reclutando a decenas de personas de esta ciudad situada a más de 1.000 kilómetros de Moscú, con el objetivo de trasladarlos al frente ucraniano este mismo martes. El atacante pidió al resto de personas que salieran de la escena para disparar exclusivamente al comandante militar.

El malestar por el reclutamiento obligatorio para reservistas y población civil ha aumentado en los últimos días en toda Rusia, especialmente en las provincias más alejadas del Kremlin, que son las que mayores tasas de reclutamiento han tenido. Las protestas se han sucedido y hasta 17 centros de reclutamiento fueron vandalizados con incendios y cócteles molotov que provocaron daños parciales.

Las autoridades locales de regiones como Irkutsk, donde sucedieron los hechos, han condenado la situación. “Me avergüenza que esto suceda en un momento en el que, por el contrario, deberíamos estar unidos. No debemos luchar contra nosotros, sino contra amenazas reales”, declaró el gobernador de esta región.

El Kremlin tiene previsto movilizar a más de 300.000 soldados con el objetivo de aliviar la contraofensiva lanzada por Ucrania en la región del Donbass. Esta operación, la primera movilización de estas características desde la Segunda Guerra Mundial, ha roto con el discurso lanzado por Putin en el que se defendía que era una operación militar limitada que no interfería en la vida de la mayoría de los rusos.

La situación ha generado también que hasta 260.000 personas hayan colapsado los pasos fronterizos de naciones como Georgia o Finlandia con el objetivo de evitar ser reclutados. En los pasos fronterizos ya se ha notificado que han impedido la salida de varios varones en edad de combatir y se teme que este martes, una vez se conozca el resultado de los referendos rusos en regiones ucranianas, se cierren las fronteras por completo.

Además, ha generado mucha polémica que las regiones con más número de reclutas sean las no europeas, las más alejadas de Moscú y donde las protestas son más difíciles que se realicen.

Las tropas reservistas ya se están movilizando

Un informe de la inteligencia británica apunta a que decenas de miles de soldados rusos han llegado ya a las bases militares de esta nación y que de forma temprana comenzarán a arribar al frente ucraniano. Las próximas semanas deberían ser dedicadas al entrenamiento de los batallones, pero la fuente británica asegura que estos están partiendo con antelación para cubrir las bajas sin un entrenamiento tan profundo.

La situación en el frente ucraniano se ha complicado especialmente en las últimas semanas en Rusia tras la última contraofensiva ucraniana. Las bajas rusas se cuentan por decenas de miles desde que comenzara la contienda hace más de siete meses y Moscú teme perder las posiciones ganadas en el Donbass y el sur de Ucrania.

Mientras tanto, este martes se conocerán los resultados de los referendos en las regiones ucranianas tomadas para que formen parte de Rusia. Resultados que se intuyen serán afirmativos y que supondrán la inmediata anexión de Rusia, aunque pocos entre la comunidad internacional lo reconocerán.

Con AP y medios locales