Protestan simpatizantes de Trump; no aceptan la derrota

ANITA SNOW, DAVID GOLDMAN y LISA MARIE PANE
·2  min de lectura
Manifestantes armados frente a una oficina electoral en Phoenix, Arizona, el 6 de noviembre del 2020. (AP Photo/Ross D. Franklin)

EEUU ELECCIONES PROTESTAS

Manifestantes armados frente a una oficina electoral en Phoenix, Arizona, el 6 de noviembre del 2020. (AP Photo/Ross D. Franklin)

Al grito de “¡esto no ha terminado!” y “¡paren el robo!”, simpatizantes del presidente Donald Trump protestaron el sábado frente a los capitolios estatales en el país, rehusándose a aceptar la derrota y reiterando las acusaciones sin fundamento del mandatario de que los demócratas ganaron mediante el fraude.

Desde Atlanta y Tallahassee hasta Austin, Bismarck, Boise y Phoenix, movilizaciones de diversos tamaños, desde docenas de personas hasta pocos millares —algunas claramente portando armas de fuego— rechazaban la noticia de la victoria del demócrata Joe Biden, luego de más de tres días de escrutinio y suspenso. Hubo escaramuzas en algunas ciudades.

En Atlanta, frente al Capitolio estatal de Georgia —por mucho tiempo un baluarte republicano— unos 1.000 simpatizantes de Trump gritaban “¡enciérrenlo en prisión!”. Otros coreaban “¡esto no ha terminado! ¡esto no ha terminado!” y “¡noticias falsas!”. Las calles estaban llenas de banderas estadounidenses y pancartas con la imagen de Trump.

De momento no se había informado de incidentes de violencia, aunque la policía intervino para separar a detractores y simpatizantes de Trump. Biden mantenía una escasa ventaja en Georgia, donde ningún demócrata ha ganado desde 1992.

Jordan Kelley, de 29 años y de Murfreesboro, Tennessee, condujo más de tres horas para llegar a Atlanta y asistir a una marca a favor de Trump.

“Aquí hay fraude electoral”, señaló Kelley, quien afirmó que los votantes en Georgia, cuyo gobernador y secretario de estado son republicanos, habían contado indebidamente las papeletas para poner a Biden en ventaja. “Aunque vivo en Tennessee, soy estadounidense y quiero asegurarme de que los estadounidenses tengan una voz en las elecciones”.

Kelley tenía previsto viajar 10 horas hasta Washington la semana entrante para protestar en las escalinatas de la Corte Suprema, adonde Trump y sus abogados han prometido que llevarán su inconformidad.

En una muestra del resentimiento en ambos bandos de una nación políticamente dividida, manifestantes en Washington abuchearon, insultaron, gritaron “¡perdedor! ¡perdedor!” e hicieron señas obscenas a la caravana de Trump que regresaba a la Casa Blanca luego que el mandatario saliera a jugar golf.

Dos carteles colocados frente al hotel de Trump en Washington decían “no seas un perdedor ardido” y “enfrenta la realidad”.

En contraste con las afirmaciones de los simpatizantes de Trump, no hay pruebas de fraude electoral grave. Y algunos funcionarios republicanos elegidos en el país comenzaron a distanciarse de Trump y a pedirle que acepte el resultado dignamente.

El total rechazo de Biden como el presidente legítimo por parte de Trump y sus simpatizantes al parecer es una novedad en la historia política estadounidense, subrayó Barbara Perry, directora de estudios presidenciales del Centro Miller de la Universidad de Virginia.

___

Las periodistas de The Associated Press, Jocelyn Noveck, en la ciudad de Nueva York, y Anna Liz Nichols, en Lansing, Michigan, contribuyeron a este despacho. Goldman informó desde Lansing, Michigan, y Snow desde Phoenix.