1 / 10

Venezuela represión

Un manifestantes opositor muestra una banda en la que se lee “Resistencia” durante una marcha en contra del Gobierno en Caracas (Venezuela). EFE

Miles de venezolanos resisten la represión de la policía en las calles

CARACAS (Reuters) – Miles de opositores marchaban el jueves en diferentes ciudades de Venezuela para reclamar la destitución de jueces del máximo tribunal que suspendieron las funciones parlamentarias, una medida que generó protestas y exhortos internacionales a respetar la democracia.

Con silbatos, banderas tricolor y cantando consignas como “elecciones ya” y “los jueces del TSJ son de cartón”, la oposición marchaba desde siete puntos de Caracas, uno por cada juez, hacia el este para bloquear una importante autopista.

Los manifestantes intentaban llegar al centro, hasta la sede de la Defensoría del Pueblo, buscando forzar su apoyo para sustituir a los magistrados, pero fueron detenidos a medio camino por equipos antimotines que lanzaban gases lacrimógenos para impedir su avance.

Algunos manifestantes devolvían los ataques lanzando piedras a los uniformados, que también utilizaron camiones con agua a presión para intentar dispersarlos.

La Asamblea Nacional, bajo control de la oposición, inició el miércoles el procedimiento para remover a siete magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que firmaron las sentencias la semana pasada, pese a que después de que estallaron las protestas las decisiones fueron modificadas parcialmente.

La iniciativa del congreso necesita ser respaldada ahora por al menos dos de los tres miembros del Poder Ciudadano -formado por la fiscal, el contralor y el defensor del pueblo-, en su mayoría alineados con el presidente Nicolás Maduro.

“Me mueve Venezuela y salvar la democracia. Ya basta de tanta tiranía y tanta miseria. Trabajo en una casa de ayuda para los pobres y siempre he visto pobres, pero jamás la miseria de ahora”, dijo Teresa Ovalles, una monja de 62 años. “La salida de los jueces es una manera de empezar a salir de esto”.

En la antesala de la marcha, la circulación por las autopistas que brindan acceso a Caracas amaneció restringida con puntos de control instalados por las autoridades, y en la capital varias estaciones de Metro estaban cerradas.

Aunque la convocatoria parecía no ser tan nutrida como en marchas anteriores, cientos todavía se mantenían en las calles.

Los seguidores del chavismo también se congregaban en contra de lo que consideran un intento de injerencia por la parte de la Organización de Estados Americanos (OEA), que ha solicitado al gobierno socialista acciones para fortalecer la democracia.

“QUEREMOS ELECCIONES”

En otros puntos del país, como en las ciudades de Maracaibo, San Cristóbal y Puerto Ordaz, miles también se movilizaban solicitando la convocatoria de elecciones generales.

Los venezolanos están sufriendo la mayor crisis económica de su historia reciente: la escasez de alimentos y medicinas es rampante, los precios suben semana a semana y la recesión es profunda.

El presidente Nicolás Maduro acusa a sus enemigos políticos de trabajar con los empresarios y con Estados Unidos para sabotear la economía y su mandato. Pero analistas y la oposición alegan que el pobre manejo de los recursos de la nación miembro de la OPEP, ha derivado en una debacle.

“El pueblo esta desesperanzado, pero tengo fe que el país cambiará si ejercemos presión. Estamos motivando a salir a los que no tienen esperanza. Queremos elecciones para relegitimar todas las autoridades, de eso se trata la democracia”, dijo Gerson Alarcón, un abogado de 40 años en la ciudad fronteriza de San Cristóbal.

Las próximas elecciones presidenciales están programadas para el 2018. Este año están planificadas elecciones de gobernadores y alcaldes, pero hasta ahora el órgano electoral no ha dado fechas claras de los comicios.

(Reporte adicional de Andreína Aponte en Caracas, Anggy Polanco en San Cristóbal, María Ramírez en Ciudad Guayana, Mircely Guanipa en Punto Fijo e Isaac Urrutia en Maracaibo. Editado por Gabriela Donoso y Pablo Garibian)