Presidente interino de Perú renuncia tras revuelta

FRANKLIN BRICEÑO
·5  min de lectura

LIMA (AP) — El presidente interino Manuel Merino renunció el domingo tras una semana de protestas que dejaron la víspera dos muertos y más de 100 heridos, en una decisión que aplaudieron los peruanos pero sin tener un panorama claro de lo que sigue en el país sudamericano.

Merino, tercer mandatario desde 2016, orquestó desde el Congreso la destitución de su antecesor Martín Vizcarra, un líder popular que inició una cruzada anticorrupción, hundiendo al país en su peor crisis política en décadas. El ascenso de Merino al poder lo convirtió en el centro del repudio de millones de jóvenes que lo consideraron un usurpador.

En un mensaje a través de la televisora estatal, Merino se despidió indicando que actuó dentro de la ley, pese a que los manifestantes lo acusaron de dar un golpe parlamentario. “Yo, como todos, quiero lo mejor para nuestro país”, dijo. Gobernó seis días en los que jamás se mostró en público.

El domingo los manifestantes frente al Parlamento recibieron su renuncia con algarabía gritando “sí se pudo”. En muchos edificios capitalinos golpearon sus cacerolas con cucharones y en la plaza San Martín, a pocas cuadras del Congreso, cientos en bicicletas hicieron sonar sus bocinas.

Miles de manifestantes con las camisetas rojiblancas de la selección peruana de fútbol se congregaron a protestar frente al Parlamento a esperar las nuevas designaciones. Muchos gritaban “asesinos” a los policías que formaban una muralla para evitar el acceso al edificio legislativo.

Los líderes del Parlamento unicameral anunciaron que elegirán durante la jornada a uno de los 130 legisladores que se convertirá en el líder interino y que debe gobernar hasta julio de 2021.

Vizcarra, destituido el lunes con 105 votos por el Congreso, salió a la parte frontal del edificio donde vive y criticó que el Parlamento empujó a una “crisis política que tiene cinco días paralizado al Perú, con muertos...”.

Exigió al Tribunal Constitucional a reunirse de urgencia el domingo para que tome una decisión y se “pronuncie de una vez ante la crisis (en) que estamos”. El Tribunal anunció luego que se reunirá recién el lunes.

Vizcarra fue destituido al aplicársele una vaga cláusula de la carta magna del siglo XIX que los expertos dicen puede usarse al antojo de quien la invoque. En el siglo XIX significaba “locura”, pero ahora muchos lo relacionan a una mancha de corrupción.

El exmandatario dijo en referencia a Merino que “ha salido un dictadorzuelo de palacio, no se trata de cambiarlo por otro”.

“El lunes 105 personas maltrataron nuestra constitución para tomar por asalto el poder ejecutivo...por contubernios se pusieron de acuerdo para captar el poder”, añadió en relación con su destitución.

Perú tiene mucho en juego actualmente: está sufriendo uno de los brotes de coronavirus más letales del mundo, y los analistas políticos dicen que la crisis constitucional ha puesto en peligro la democracia del país.

“Creo que esta es la crisis democrática y de derechos humanos más grave que hemos visto desde Fujimori”, señaló el analista Alonso Gurmendi Dunkelberg, refiriéndose al gobierno turbulento del otrora hombre fuerte Alberto Fujimori (1990 y 2000).

La noche del sábado, la policía reprimió a miles de manifestantes que repudiaban a Merino. La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos informó que, además de los dos muertos otros 112 resultaron con heridas en las protestas.

Las autoridades sanitarias dijeron que entre los muertos estaban Jack Pintado, de 22 años, que recibió 11 disparos, incluso en la cabeza, y Jordan Sotelo, de 24, que recibió cuatro golpes en el tórax cerca del corazón.

En la noche varias organizaciones de derechos humanos denunciaron ante la fiscalía como autores mediatos de asesinato agravado a Merino, a su primer ministro Antero Flores-Aráoz, al ministro del Interior y a varios jefes policiales.

En tanto, según la Asociación Nacional de Periodistas, hubo 35 ataques contra miembros de los medios entre el lunes y el jueves, casi todos por parte de policías. Los grupos de derechos humanos también han documentado el uso de fuerza excesiva contra los manifestantes, el uso de gas lacrimógeno cerca de hogares y hospitales y la detención de manifestantes.

“Estamos documentando casos de brutalidad policial en el centro de Lima”, escribió en Twitter el sábado José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch. “Todo indica que la represión contra manifestantes pacíficos se está intensificando”.

Las protestas contra Merino empezaron el lunes y el sábado se llevaron a cabo en las principales ciudades de los Andes y la Amazonía. En Lima más de 5.000 manifestantes con mascarillas y protectores faciales llevaban carteles que decían “Merino no es mi presidente”, entre otras frases.

Vizcarra ganó enorme popularidad en 2018 por iniciar una cruzada anticorrupción en un país donde los expresidentes de los últimos 35 años están investigados o condenados por casos de corrupción.

Pero ahora Vizcarra tiene prohibido salir de Perú por un periodo de 18 meses y se encuentra bajo indagación de la fiscalía al ser acusado por otros investigados de recibir una coima cuando fungía como gobernador de la región Moquegua. Él negó las acusaciones y anunció que colaborará con las pesquisas.

Las marchas son las primeras tras una atenuación de los contagios de coronavirus. La propagación de COVID-19 ha convertido a Perú en uno de los países con mayor número de decesos per cápita en todo el mundo y ha sumido a la economía nacional en una recesión con una proyección de pérdida en 2020 de 14 puntos del Producto Interno Bruto, según el Fondo Monetario Internacional.