Miles se manifiestan en Berlín por el Primero de Mayo

·2  min de lectura

Berlín, 1 may (EFE).- Varios miles de personas se manifestaron en Berlín con motivo del Día del Trabajo en una veintena de actos distintos salpicados por la capital alemana, en la que fueron desplegados este domingo 5.500 agentes de policía.

En el acto de la central sindical DGB ante la puerta de Brandeburgo, el presidente de la organización, Reiner Hoffmann, condenó la guerra de Ucrania como "ataque al orden de paz europeo y a nuestra democracia", pero advirtió en contra de una escalada armamentística.

"Decimos no a la militarización y al rearme. Necesitamos ese dinero para las inversiones de futuro en la transformación y para el funcionamiento de nuestro Estado social," afirmó en relación a los planes del Gobierno de invertir una partida extraordinaria de 100 millones de euros en el equipamiento del ejército.

Hoffmann instó además a mejorar la integración de los refugiados ucranianos en el mercado laboral alemán y a impulsar la independencia de las importaciones energéticas como forma de hacer frente a unos precios de la energía "que muchas personas y algunas empresas apenas pueden pagar".

De acuerdo con datos proporcionados por la DGB, 200.000 personas acudieron a los 40 actos programados por la central sindical en todo el país, en uno de los cuales -en Düsseldorf (oeste)- intervino también el canciller, Olaf Scholz.

En la concentración ante la puerta de Brandeburgo participó además la alcaldesa-gobernadora de Berlín, la socialdemócrata Franziska Giffey, que sufrió el impacto de un huevo y tuvo que interrumpir su discurso.

Este fue lanzado desde un bloque de varios cientos de personas que la abucheó por su negativa a implementar un referéndum sobre la expropiación de grandes inmobiliarias en Berlín, según informaron varios medios locales.

El inicio de la tradicional manifestación "revolucionaria", que suele reunir a entre 5.000 y 20.000 personas y en la que se producen de forma habitual incidentes con la policía, está previsto para última hora de la tarde.

En esta marcha, que discurre por los barrios de Kreuzberg y Neukölln y que ha perdido fuelle en los últimos años, participan grupos de corte antifascista, anarquista y de izquierda radical, que convocan en esta ocasión bajo el lema "No a la guerra si no es de clase".

En vísperas del Día del Trabajo, varios miles de manifestantes habían recorrido ya la capital alemana en varias marchas de protesta, entre ellas una de carácter feminista y otra por el acceso a la vivienda, tal y como es habitual el día anterior al Primero de Mayo.

Un grupo de personas ocupó además un hostal vacío para reclamar que se utilice para alojar a refugiados, aunque horas más tarde fueron desalojados por la policía.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.