Miles de israelíes protestan contra Netanyahu con la vista puesta en comicios

Agencia EFE
·2  min de lectura

Jerusalén, 26 dic (EFE).- Miles de personas se manifestaron hoy en Israel para pedir la dimisión de Benjamín Netanyahu durante las ya habituales protestas del sábado, que esta semana se produjeron tras la disolución del Parlamento y la vuelta del país a elecciones.

Los manifestantes -que exigen la dimisión del primer ministro por su gestión de la pandemia y su procesamiento por corrupción- se juntaron en intersecciones, rotondas y puentes de distintos lugares del país, mientras que el epicentro de las movilizaciones fue ante su residencia oficial en Jerusalén.

A primera hora de la tarde, antes de lo previsto, unas 200 personas se presentaron por sorpresa en la entrada de la instalación residencial, donde se enfrentaron a la Policía y fueron desalojadas.

Las protestas en el área siguieron las horas siguientes, con unos 3.000 manifestantes que pidieron una vez más la renuncia de Netanyahu.

Según medios locales, siguió habiendo enfrentamientos entre estos y algunos agentes, que arrestaron al menos a seis personas.

A lo largo de la tarde, se denunció también que algunos manifestantes fueron atacados o amenazados por partidarios del primer ministro en otros puntos del país.

Las manifestaciones se producen semanalmente desde hace unos seis meses y en su punto álgido congregaron a unas 20.000 personas en Jerusalén. La asistencia se fue reduciendo los últimos dos meses, pero las protestas no dejaron de celebrarse.

La popularidad del jefe de Gobierno se ha visto perjudicada por la crisis del coronavirus. Una parte importante de la población está descontenta por su gestión de la pandemia, que no ha podido evitar ya dos confinamientos, y el tercero, que empieza mañana.

Netanyahu se enfrenta a cargos de fraude, cohecho y abuso de confianza en tres casos distintos de corrupción, y a partir de febrero deberá sentarse al banquillo de los acusados con el inicio de la fase probatoria de su juicio.

Esta coincidirá con la campaña electoral que arrancará las próximas semanas: Israel deberá ir a las urnas el próximo marzo, en lo que serán los cuartos comicios que celebra en solo dos años.

El Parlamento (Knéset) se disolvió en la medianoche del martes, tras acabar el plazo para aprobar un presupuesto que Netanyahu y su ya exsocio de Gobierno, Beny Gantz, no lograron acordar.

Esto significó el colapso definitivo de su coalición y la vuelta a las urnas en plena pandemia, una opción no deseada por la mayoría de población, cada vez más descontenta con la clase política y frustrada por el impacto sanitario y económico del coronavirus.

(c) Agencia EFE