Miles de georgianos dan su último adiós a Kikabidze, leyenda del cine soviético

Tiflis, 19 ene (EFE).- Miles de georgianos acudieron este jueves a la Gran Sala de Conciertos de Tiflis para dar su último adiós a Vajtang Kikabidze, célebre cantante y actor georgiano y soviético, fallecido el 15 de enero a la edad de 84 años.

"Kikabidze hizo feliz a mucha gente, tras su muerte parece que hasta Tiflis se hizo más pequeña", dijo a EFE el compositor georgiano David Evguenidze.

EL FIN DE UNA ERA

Según Evguenidze, los personajes que creó Kikabidze en la pantalla "vivirán para siempre, porque han dejado huella en cada familia".

"La gente sigue hablando con frases de sus filmes. Es el fin de una era", agrega.

Un hombre mayor, canoso, se acerca con un ramo de flores en las manos a la Gran Sala de Conciertos para rendir su tributo a 'Buba', nombre cariñoso con el que los georgianos llamaban al idolatrado actor.

"En el mundo quedan pocas personas tan buenas como nuestro Buba. Voy a despedirme con una leyenda", dice a EFE.

BANDERAS GEORGIANAS Y UCRANIANAS

El féretro del artista fue cubierto por una bandera georgiana y otra ucraniana, país al que artista defendió hasta el día de su muerte.

En 2008, tras la guerra ruso-georgiana de cinco días y la ocupación de las regiones separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur, Kikabidze rechazó la Orden de Amistad rusa, que un mes antes del conflicto le había concedido Rusia.

En señal de protesta por la agresión rusa, Kikabidze puso fin a todas sus presentaciones en Rusia.

El propio actor decía a los periodistas que rechazó la condecoración para "poder mirar a sus nietos a los ojos".

Kikabidze no obstante siempre subrayó que seguía teniendo gran cariño al pueblo ruso, pese a no estar de acuerdo con las políticas de Rusia y de su presidente, Vladímir Putin.

Desde el comienzo de invasión rusa de Ucrania, el actor georgiano se pronunció en reiteradas ocasiones a favor de Kiev y criticó duramente a Moscú.

El intérprete también elogió al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, al que consideraba "un hombre de verdad".

"Entre el 70 y el 80 por ciento de personas en su lugar hubieran huido", dijo con respecto a la determinación de Zelenski de permanecer en Kiev al inicio de la campaña militar rusa.

MIMINÓ, LEYENDA URBANA

La película más conocida de Kikabidze en el espacio postsoviético es Miminó, una producción del famoso director soviético, el también georgiano Gueorgui Danelia, grabada en los estudios Mosfilm en 1977.

Más de una frase de esta comedia, en el que Kikabidze comparte protagonismo con el armenio Frunzik Mkratchyan, forma parte del vocabulario diario de varias generaciones de soviéticos.

La cinta, por la que el actor georgiano fue galardonado con el Premio Estatal de la Unión Soviético, narra las peripecias de Valikó Mizandari, un piloto de helicóptero rural que llega a Moscú para cumplir su sueño de trabajar en la aviación internacional.

Tras hacerlo realidad y copilotar un avión un avión de pasajeros supersónico, la nostalgia por Georgia lo vuelve a poner al timón de helicóptero en el que trasportaba a paisanos y animales en las montañas caucasianas.

Misha Vignanski

(c) Agencia EFE