Miles de flamencos bebés mueren en lago de Turquía debido a la sequía

·2  min de lectura

Miles de flamencos bebés han muerto en Turquía a causa de una sequía que, según los ambientalistas, es causada por la crisis climática y el riego agrícola.

Imágenes de drones de un gran lago salino en la provincia central de Konya mostraron polluelos muertos parcialmente enterrados en barro seco.

El lago Tuz, donde nacen hasta 10 mil polluelos cada año, es una de las colonias de reproducción natural de aves más grandes del mundo.

Los amantes de la naturaleza culpan a las prácticas agrícolas junto con el cambio climático por la sequía, que provocó que la demanda de agua en el área supere la oferta en casi un 50 por ciento el año pasado.

El fotógrafo de vida silvestre Fahri Tunc dijo que el agua de un canal que normalmente alimenta el lago se estaba redirigiendo para la agricultura.

“Este es el canal de riego que viene de Konya. Necesita llevar agua al lago Tuz. Como puede ver, el agua no entra. Se detuvo”, dijo.

Sólo 5 mil huevos eclosionaron en la colonia este año, dijo Tunc, y la mayoría de los polluelos habían muerto por falta de agua en el lago parcialmente seco.

"Es un pecado que todos estamos cometiendo", dijo.

Leer más: Un muerto en el Gran Cañón como advertencia de inundaciones repentinas y tormentas eléctricas en Estados Unidos este fin de semana

El lago Tuz es un área especialmente protegida, una designación que tiene como objetivo proteger la diversidad biológica, los recursos naturales y culturales.

El director de la organización turca Nature Association, Dicle Tuba Kilic, dijo que la única forma de prevenir la muerte masiva de flamencos era cambiar los métodos de riego agrícola en la región.

El año pasado, la reserva de agua anual en la cuenca fue de 4 mil 500 millones de metros cúbicos, pero el consumo alcanzó los 6 mil 500 millones de metros cúbicos, según una fundación ambiental local.

El ministro de agricultura turco, Bekir Pakdemirli, dijo que se pensaba que habían muerto alrededor de mil aves, pero negó que la agricultura fuera la culpable.

“Con menos agua y una mayor proporción de concentración en el agua, observamos muertes de flaminglets que no podían volar”, dijo.

“Quiero enfatizar que no existe una conexión directa o indirecta entre este incidente y los pozos de la zona o el riego agrícola”.

Dijo que se habían tomado las "medidas necesarias", sin dar más detalles.

Relacionados

Glover conquista el John Deere Classic; termina larga sequía

Uruguay busca curar sequía de gol ante enturbiado Chile

Así es de cerca la “mega-sequía” de California

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.