Miles de dominicanos protestan contra impuestos

SANTO DOMINGO, República Dominicana (AP) — Miles de dominicanos vestidos de negro protestaron el domingo en un emblemático parque de la capital contra un paquete de nuevos impuestos recién aprobado por el Congreso y para repudiar la muerte de un estudiante universitario a manos de la policía durante una manifestación.

Con el nuevo paquete de impuestos "nos han humillado, han burlado la soberanía" del país, dijo a The Associated Press Catherine Fernández, una abogada que recolectaba firmas y números de cédula de los asistentes para exigir que la reforma fiscal sea derogada.

"Si tenemos que llegar a tribunales internacionales, esto es una muestra del rechazo popular" al paquete tributario, explicó Fernández, egresada de una universidad privada.

A la manifestación, la más numerosa que ha enfrentado el gobierno del presidente Danilo Medina desde que comenzó sus funciones el 16 de agosto, acudieron estudiantes de universidades privadas, jóvenes profesionales, amas de casa de zonas residenciales, líderes sindicales, empresarios, actores y dirigentes de partidos políticos.

"El pueblo no debe pagar los abusos de los políticos", dijo Yenny Féliz, una publicista de 28 años que acudió a la protesta con sus padres, su esposo y su perro Che, que también vestía una camiseta negra con el lema "Justicia fiscal".

Según cálculos de la policía, en la concentración en el Parque Independencia participaron unas 3.000 personas. Las diferentes organizaciones civiles que convocaron la manifestación no tenían un cálculo del número de asistentes.

"Si nos siguen oprimiendo, esto va a coger fuego", "Danilo quiere fuego", cantaban con ritmos caribeños los asistentes que con sus atuendos negros portaban pancartas con lemas dirigidos a legisladores para exigirles que "reduzcan sus salarios, dietas y yipetas (vehículos todo terreno) y paguen su propio desfalco".

La polémica reforma fiscal aprobada el 8 de noviembre incrementará del 16% al 18% el impuesto general a las ventas y fue presentada por Medina al Congreso para hacer frente al déficit fiscal del gobierno de unos 4.600 millones de dólares.

La nueve ley gravará productos alimenticios básicos que estaban exentos, el salario de Navidad, incrementará los impuestos a la propiedad y eliminará incentivos a las poderosas industrias de turismo y zonas francas.

Medina, del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), ha insistido que, aunque al reforma fiscal "es un trago amargo" es indispensable para "que podamos rencauzar el crecimiento" e invertir más en educación y salud.

"El país necesita que se higienice la economía", dijo a The Associated Press José Rafael Pérez, un odontólogo de 58 años que acudió a la manifestación con 4 de sus 7 hijos adultos.

Pérez, quien asegura que aunque hizo campaña a favor del PLD en años anteriores, se siente "defraudado por los altos niveles de corrupción" que según él se registraron durante las administraciones del ex mandatario Lionel Fernández, cuyos ministros forman parte, en su mayoría, del gabinete de Medina.

El incremento de impuestos, que entrará en vigencia el 1 de enero, fue aprobado mientras la prensa ha develado cómo altos funcionarios del gobierno, aún en sus cargos, se han jubilado sin contar con la edad reglamentaria y con pensiones de al menos 20.000 dólares mensuales, mientras el 56% de la población con empleo fijo percibe menos de 250 dólares al mes.

Los manifestantes también mostraron indignación por las comisiones y dietas millonarias que reciben los legisladores y la distribución entre funcionarios y allegados de los 180 departamentos de un complejo residencial construido durante la administración de Fernández con presupuesto público.

La protesta del "domingo de luto" también repudió los mecanismos utilizados por la policía, luego de que el 8 de noviembre un estudiante universitario murió baleado a manos de agentes durante una manifestación contra el paquete tributario.

Una profesora de educación básica falleció el viernes luego de que un día antes un agente policial le disparó en una manifestación para exigir agua potable en Barahona, 200 kilómetros al oeste de la capital.

Por la muerte del estudiante de medicina Willy Florián, de 22 años, la policía envió a la justicia a un agente y suspendió a otros cinco, mientras que por el fallecimiento de la profesora Angela Moquete la institución sometió a los tribunales a uno de sus miembros.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK