Miles de personas donan 150,000 dólares a profesor que golpeó a un alumno por insultarlo de modo racista

¿Qué tan grande ha de ser la paciencia de un maestro ante un estudiante racista y ofensivo? ¿Es aceptable que un adulto dedicado a educar recurra a la violencia contra uno de sus jóvenes alumnos? ¿Cuál es el respeto que maestros y estudiantes se deben mutuamente? ¿Cuál ha de ser el castigo o el premio para uno y otro?

¿Qué tal 150,000 dólares donados para mitigar el asunto?

Uno de los muchos puñetazos que el profesor Marston Riley le propinó a un alumno de 14 años que lo insultó de modo racista reiteradamente dentro del salón de clases en una escuela de California. (Inside Edition)

Todas esas preguntas se desprenden de un incidente en una escuela de Los Ángeles, captado en un video que se hizo inmensamente viral en Internet, en el que el profesor de música Marston Riley, de 64 años, golpea rudamente a un alumno de 14 años luego de que el joven le espetó reiteradamente insultos con graves tonos racistas.

Los hechos sucedieron en la escuela Maywood Academy High, en Los Ángeles, California, cuando en un salón de clase Riley, que es afroamericano, reprendió al estudiante por estar vestido de modo impropio y en contravención de las normas de la escuela. Riley le dijo al joven que se fuera del salón y luego de rehusarse el estudiante insultó al profesor con palabras especialmente denigrantes y cargada de odio racial.

Entonces, de acuerdo a la televisora ABC, el maestro se le echó encima al estudiante y comenzó a darle una paliza. Otros alumnos y adultos que llegaron al salón trataron de detenerlo, lo que no sucedió antes de que el furioso profesor no le hubiera propinado al grosero estudiante varios golpes contundentes.

De acuerdo a The Washington Post, el estudiante fue enviado al hospital mientras que el violento profesor fue arrestado y acusado de abuso contra un menor de edad.

Todo el asunto resultó condenable y aunque muchos señalaron que el maestro nunca debió dejarse llevar de ese modo ni recurrir a la violencia física –situación que ya lo ha puesto en problemas legales y podría hacerle perder su trabajo– hay quien afirma que la notoria ofensa verbal lanzada por el estudiante mostró una mayúscula falta de respeto hacia el profesor en cuestión y, en general, hacia la figura misma del maestro y de la escuela, donde debe imperar la armonía y la comunicación.

Aunque una paliza no era una sanción válida, hay quien al menos la explica como una reacción descontrolada ante una ofensa previa. En las escuelas, con todo, lo que debe prevalecer es la paz.

Al parecer el alumno agredido se encuentra físicamente bien, pero Riley fue a dar a la cárcel sin contar con dinero para encarar un proceso legal que, es de suponer, no le será fácil. Ante ello, Cecilia Díaz Jiménez, trabajadora del distrito escolar de la escuela Maywood Academy y excolega de Riley, abrió en su nombre una cuenta de GoFundMe para recaudar fondos destinados a la defensa legal del profesor.

Se propuso lograr 50,000 dólares pero ya ha conseguido reunir casi 154,000 dólares con donaciones de unas 6,400 personas que se han puesto del lado del maestro. El lema de esa campaña ‘Teachers deserve respect’ (Los profesores merecen respeto) evidentemente es una defensa de Riley, y en la página de GoFundMe se explica que el profesor se ha ganado el respeto en su escuela pero que recientemente ha sufrido ataques físicos y verbales, aunque no se explica cuáles. La violencia que desató contra el grosero estudiante sería, así, una suerte de estallido por la acumulación de penurias a las que habría estado expuesto.

Riley grabó un video donde agradece a quienes le han donado dinero y a Díaz Jiménez por emprender la campaña.

En todo caso, que un profesor dé una paliza a un estudiante es desde luego reprobable, como lo es que el alumno insulte de modo patentemente racista a su maestro. Y es por eso que se investiga lo que sucedió en la citada escuela. Un padre de familia de esa escuela, Nahee Ali, dijo al Post que apoya a Riley: “muchos de nosotros nos identificamos con este maestro, que es amado y respetado por sus estudiantes. No avalamos la violencia física contra ningún alumno, pero no podemos tolerar que se insulte racialmente o se amenace a ningún profesor”.

Algunos alumnos encuentran reprobable la conducta de ambos, otros defienden a Riley y hay quien considera que por más grave que sea la conducta del alumno, un profesor debe abstenerse de la violencia.

Riley salió bajo fianza tras pagar 50,000 dólares y su proceso legal se encuentra en marcha. La moraleja es, en todo caso, que el respeto ha de prevalecer a toda costa de una y de otra parte.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro