Miles de chilenas veteranas interpretan performance "Un violador en tú camino"

1 / 2

Miles de mujeres protestan contra la violencia de género en Chile, el 4 de diciembre de 2019 en Santiago

Miles de mujeres protestan contra la violencia de género en Chile, el 4 de diciembre de 2019 en Santiago (AFP | Martin BERNETTI)

Miles de mujeres, en su mayoría de sobre los 40 años, se reunieron este miércoles en las afueras del estadio Nacional de Santiago, para realizar la performance "Un violador en tú camino", creada por un colectivo chileno feminista y que ha dado la vuelta al mundo.

Convocadas por las redes sociales, a través de la consigna "LasTesisSenior" las mujeres ensayaron varias veces la coreografía y a partir de las 19H30 locales (22H30 GMT), con la mirada fija al frente, volvieron a denunciar al "Estado opresor" y a desafiar a los abusadores con la consigna: "Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía...el violador eres tú".

Vestidas de negro, la mayoría con los ojos vendados y pañuelos rojos o verdes al cuello, comenzaron a organizarse para reunirse afuera del estadio Nacional a principios de semana a través de las redes sociales, luego del gran impacto mundial de la performance creada por el colectivo feminista LasTesis, nacido en el puerto de Valparaíso (120 km al oeste de Santiago).

Algunas en sillas de ruedas, otras en compañía de hijas o nietas, eran dirigidas por mujeres con megáfonos en mano. "A la izquierda; la otra (para evitar decir la derecha)", las mujeres siguieron ordenadamente la coreografía, mientras otras aplaudían o hacían tocar tambores para marcar el ritmo de la canción.

"Como experiencia fue algo muy bonito, el compartir entre miles y miles de mujeres, en su inmensa mayoría mayores (...), algunas de 90 años en silla de ruedas", dice a la AFP Jacqueline Saintard, una economista de 66 años.

Especialmente sobrecogedor para ella fue ver cómo, mientras realizaban la performance, muchas mujeres "con un tremendo fervor y pasión" gritaron consignas en contra de sus propios abusadores.

"Se escucharon gritos entre medio, fuera de la performance, alusivos a experiencias propias y eso es muy impactante", explica Jacqueline, que asistió vestida completamente de negro y pañuelo rojo al cuello.

De acuerdo con cálculos de medios locales, la manifestación reunió a entre 4.000 y 6.000 personas, quienes repitieron la coreografía al menos cuatro veces y se dispersaron sin causar mayores disturbios.

"Esta es una verdad que está reprimida en todas partes del mundo. Las mujeres somos maltratadas en todas partes del mundo, y hay una ley de silencio en la mayoría de los hombres del mundo", afirma Carmen, una bióloga de 60 años, al explicar las razones que la llevaron a participar de esta intervención artística.

- Despertar global -

La canción y su coreografía nacieron tras una investigación sobre la violación en Chile y formaba parte de una performance feminista más amplia.

Pero, tras la irrupción de las protestas sociales en Chile y las denuncias de abuso policial hacia las mujeres, el colectivo decidió adelantar su estreno, según la escasa información que se conoce sobre "LasTesis", que llevan este nombre por usar tesis de teóricas feministas en sus intervenciones artísticas.

Después de entonarse por primera vez en Valparaíso (120 km al oeste de Santiago) el 20 de octubre, el himno se convirtió en un fenómeno mundial, con repeticiones en París, Barcelona, Bogotá o Ciudad de México, entre otros muchos lugares del mundo.

"Hay un despertar global y la gente empezó a decir lo que sentía. Las mujeres tienen mucho qué decir al respecto de la violencia de género y de la desigualdad", dice Magdalena Serrano, 58 años, directora de una corporación de desarrollo municipal de la comuna de Independencia, en Santiago.

La violencia de género se cobró la vida de al menos 3.529 mujeres en 25 países en 2018, de acuerdo con datos de la Comisión Económica para América Latina (Cepal).

La actual crisis chilena, surgida a raíz de protestas a favor de una mayor igualdad social, ha dejado hasta ahora 23 muertos y cerca de 5.000 heridos, muchos de ellos con graves lesiones oculares.