Miles de australianos huyen a las playas para escapar de los incendios forestales

Por Sonali Paul
1 / 6

Miles de australianos huyen a las playas para escapar de los incendios forestales

El cielo brilla rojo mientras los incendios forestales siguen ardiendo en Mallacoota, Victoria, Australia, el 31 de diciembre de 2019, en esta foto obtenida de las redes sociales

Por Sonali Paul

MELBOURNE, 31 dic (Reuters) - Miles de turistas y residentes acudieron en masa el martes a las playas de la costa este de Australia para escapar de los feroces incendios forestales que se desataron sobre varias ciudades costeras en el momento más álgido de las vacaciones de verano.

Representantes del Gobierno solicitaron el apoyo del Ejército australiano y asistencia de los equipos de bomberos de Estados Unidos y Canadá, ya que las autoridades confirmaron que dos personas habían fallecido durante la noche, lo que eleva a 11 el total de muertes en incendios forestales desde principios de octubre.

Los graves incendios forestales han destruido más de 4 millones de hectáreas, con nuevos focos abiertos casi a diario, debido a las condiciones extremadamente calurosas y ventosas, en los secos matorrales tras una sequía de tres años.

Impulsados por las altas temperaturas y los fuertes vientos, más de 200 incendios arden ahora en los estados sudorientales de Nueva Gales del Sur y Victoria, amenazando a varias ciudades.

"Nos espera una noche muy larga, difícil y peligrosa", dijo Shane Fitzsimmons, comisario del Servicio de Bomberos Rurales de Nueva Gales del Sur, en una sesión informativa en Sydney. "De nuevo mañana va a ser otro día difícil".

Las autoridades dijeron que el grueso principal del fuego se estaba moviendo hacia la costa y advirtieron a los que se encontraban en su camino que buscaran refugio cerca de la playa.

Cerca de 4.000 personas en el pueblo de Mallacoota, en Victoria, se dirigieron a la costa después de que la carretera principal fue cortada. Los que no pudieron llegar allí se refugiaron en un gimnasio y otros edificios públicos, mientras las sirenas de emergencia sonaban.

Algunos de los que se quedaron atrapados en el pueblo publicaron imágenes de cielos enrojecidos y llenos de humo en las redes sociales. Una fotografía frente a la playa mostraba a personas acostadas hombro con hombro en la arena, algunas con máscaras de gas.


(Información de Sonali Paul en Melbourne; información adicional de Jonathan Barrett, Paulina Duran y Swati Pandey en Sídney; escrito por Jane Wardell; editado por Gerry Doyle y Clarence Fernandez; traducido por Laura Hijón en la redacción de Gdansk)