Miles acompañan funeral de ex líder del IRA McGuinness en Irlanda del Norte

Por Conor Humphries
Los hijos del ex líder del IRA Martin McGuinness en su funeral en la iglesia de St Columba's en Londonderry, Irlanda del Norte, mar 23, 2017. Miles de personas salieron a las calles de Londonderry, la ciudad natal de Martin McGuinness, el jueves para acompañar junto a dignatarios internacionales el funeral del comandante del Ejército Republicano Irlandés (IRA) que se convirtió en una figura clave del proceso de paz en Irlanda del Norte. REUTERS/Niall Carson/Pool

Por Conor Humphries

LONDONDERRY, Irlanda del Norte (Reuters) - Miles de personas salieron a las calles de Londonderry, la ciudad natal de Martin McGuinness, el jueves para acompañar junto a dignatarios internacionales el funeral del comandante del Ejército Republicano Irlandés (IRA) que se convirtió en una figura clave del proceso de paz en Irlanda del Norte.

El ex presidente estadounidense Bill Clinton fue una de las principales figuras del proceso de paz que viajó al funeral tras la muerte del líder del partido Sinn Fein el martes a los 66 años por una rara afección cardíaca.

McGuinness sigue siendo una figura odiada por muchos protestantes probritánicos en Irlanda del Norte debido a su papel en el IRA, que mató a más de 1.600 personas en tres décadas de violencia para separar a Irlanda del Norte de Reino Unido y unirla con la República de Irlanda.

Pero es un héroe para otros por defender a su comunidad de lo que era visto como un hostil Estado británico y por su papel como uno de los principales negociadores en el acuerdo de paz de 1998 que terminó con la mayor parte de la violencia.

El ataúd de McGuinness envuelto en la bandera tricolor irlandesa dejó su casa en el vecindario católico de Bogside, cerca del lugar donde soldados británicos dispararon contra una multitud de manifestantes católicos el "Domingo Sangriento" de 1972, matando a 13 personas.

Fue llevado durante una parte del trayecto por miembros del Sinn Fein, incluyendo a Gerry Adams, y pasó frente a los murales que conmemoran a las víctimas del Domingo Sangriento y a miembros encarcelados del IRA que murieron en una huelga de hambre una década después, momentos cruciales del conflicto.

Posteriormente, McGuinness fue clave para convencer a un reticente IRA de dejar las armas y acceder a un acuerdo de paz que creó un Gobierno compartido y le dio a la República de Irlanda una voz en los asuntos de Irlanda del Norte.

"Él cambió la estructura de Irlanda del Norte para bien. La gente está mejor debido a él", dijo Nancy O'Neill, de más de 70 años, quien viajó con su familia desde el vecino condado de Tyrone.

(Reporte adicional de Padraic Halpin en Dublín e Ian Graham en Belfast, Editado en español por Patricia Avila)