Milei-Menem: el día que el expresidente lo “bendijo” para llegar a la Rosada y la alianza con su familia

·5  min de lectura
Carlos Menem; javier Milei y Martín Menem
Carlos Menem; javier Milei y Martín Menem

Todavía recuerda Javier Milei el día que escuchó por primera vez del otro lado del teléfono la voz de Carlos Menem, poco después de que el diputado nacional halagara su gestión como presidente en un programa de televisión y Alberto Fernández venciera a Mauricio Macri en las PASO. Aquel día de 2019, cuando el libertario todavía se presentaba como un economista mediático, Menem lo invitó a comer a su casa. Y Milei pensó: “Me encanta la comida del desierto”.

La reivindicación de ese gobierno noventoso que llegó con las banderas del justicialismo, pero que el peronismo pretendió ocultar bajo la alfombra y el kirchnerismo denostar, le aceitó a Milei vínculos con la familia presidencial riojana. El libertario los exime de la categoría de “casta” que, según su discurso, pretende erradicar.

La incursión disruptiva de Milei, que incomoda a una escena política dominada por las dos coaliciones mayoritarias, incluye la revalorización a viva voz de una gestión que marcó la década del 90 con una impronta privatizadora, pero también con fuertes hechos de corrupción, y que cayó en el silencio desde el triunfo de la Alianza. Esa defensa le permitió al libertario seducir a los Menem e incluir a una parte de la familia en su armado nacional con miras a 2023. A ellos les dio la chance de ganar terreno otra vez en las grandes ligas.

Cuando Menem lo invitó a visitarlo, Milei recuerda que el contacto lo hizo quien fue secretario general de la Presidencia dos veces: Alberto Kohan.

Kohan fue el operador político de Menem en los 90
Kohan fue el operador político de Menem en los 90


Kohan fue el operador político de Menem en los 90 y quien llamó a Milei para contactarlos

En el departamento porteño de los Menem, Milei asegura que recibió tres veces la bendición para ser presidente. “Vos sos el heredero”, cuenta a LA NACION que le pronosticó, entre té y sandwichitos, “el Carlos”, como lo llama. Y que redobló la apuesta: “Vos sos el heredero. La diferencia es que yo lo hice por intuición y vos, por conocimiento. Lo vas a hacer mejor”.

El diputado rememora su respuesta: “Carlos, no me gusta la política”. A lo que Menem, siempre según el relato de Milei, le insistió: “Cuando digo algo, se cumple. Ya te va a gustar”.

Testigo del encuentro

Hubo un testigo de aquella reunión que sostiene la versión del economista. “Tenés todas las condiciones para llegar muy lejos, vos tenés que ser presidente”, dice Martín Menem, el sobrino del exmandatario, que le dijo su tío a Milei. “Íbamos por una horita y se quedaron tres horas, hubo empatía, conexión. Hubo un vínculo especial. Menem lo alentó”, acota a LA NACION el legislador riojano.

Martín Menem oficia como una especie de Kohan, que le organizó la primera campaña a su tío para convertirse en gobernador de La Rioja. Ahora, trabaja para Milei en esa provincia del norte, en busca de sumar votos para su proyecto nacional.

Milei puso primera en el armado nacional luego de ser la sorpresa en las últimas elecciones legislativas, cuando en noviembre ubicó a Libertad Avanza como la tercera fuerza más elegida en la Ciudad de Buenos Aires con 17 puntos.

Más allá de las especulaciones, el economista pisó el acelerador cuando los números de las encuestas lo posicionaron como un candidato con chances de entrar a una segunda vuelta.

En la carrera, conjuga actos masivos donde habla de economía, alta penetración en redes sociales y apariciones televisivas con más filtros que cuando era candidato.

Justamente una clave para que Martín Menem ingrese como legislador no solo fue incluir al economista en su cartelería y en su boleta, sino el apoyo que recibió del libertario unos días antes de los comicios, el año pasado, con un evento en La Rioja capital.

No para de acercarse gente, desde abajo hacia arriba. Escriben por redes que quieren colaborar. Los grupos de WhatsApp y Facebook no paran de crecer todos los días”, manifiesta el legislador.

El armado nacional de Milei, que sostienen ya alcanza a 20 de las 24 provincias argentinas, tiene algunos parámetros. “Javier marcó la cancha: del centro a la derecha son bienvenidos. Siempre hay posibilidades de sumar, pero si es en la misma línea que Javier”, dice Martín Menem.

Cerca del candidato presidencial aseguran que hay “13 cabezas” que trabajan en su plan económico híperortodoxo.

Javier Milei y Martín Menem
Instagram @martinmenemok


Javier Milei y Martín Menem (Instagram @martinmenemok/)

Martín Menem conoce a Milei desde cuando solo estaba ligado a la producción de barras de proteínas en una empresa que todavía mantiene con 50 empleados. El sobrino del expresidente tenía contacto con economistas porque, asegura, “le gustan los números”.

Ahora se tratan de “amigo”. El riojano dice que lo admira. También destaca la figura de Karina, la hermana de Milei, a quien el libertario llama “el Jefe” pero conjuga en femenino y es la artífice tras bambalinas de cada jugada de Libertad Avanza. Según Milei, Karina ya compartió un asado “muy divertido” con los Menem, pero no probó el cerdo porque no le gusta.

Martín es hijo de Eduardo Menem, quien fue senador nacional y también el presidente de la Convención Nacional Constituyente de 1994. Aunque aclara que su padre no está involucrado en su tarea estratégica para los libertarios, dice que lo ayuda con la agenda legislativa.

Sobre Zulemita Menem, el economista recuerda que la cruzaba en la Universidad de Belgrano, donde estudió Licenciatura en Economía y ella cursaba Arquitectura. “La veía pasar y no nos conocíamos”, dice.

Destaca también el encuentro en el primer aniversario de la muerte de Carlos Menem. Pese a que Zulemita retuitea sus mensajes y le da “me gusta” a publicaciones que apoyan sus políticas, asegura no haberla invitado todavía para sumarse a Libertad Avanza.

Javier Milei abraza a Zulemita Menem en el primer aniversario de la muerte de Carlos Menem; atrás está su hermana, Karina
Javier Milei abraza a Zulemita Menem en el primer aniversario de la muerte de Carlos Menem; atrás está su hermana, Karina


Javier Milei abraza a Zulemita Menem en el primer aniversario de la muerte de Carlos Menem; atrás está su hermana, Karina

“Cuando le pregunté qué pensaba de involucrarse en política me dijo que no, que implicaba mucho desgaste. Está abocada a su actividad profesional privada y a su familia”, dice Martín Menem sobre su prima, con quien alega tener “buen diálogo”. LA NACION no pudo comunicarse con ella.

En las reiteradas parilladas que los Menem comparten, a Milei se lo nombra. “Un outsider reivindica a Menem más que el peronismo”, dicen en la mesa familiar, según pudo reconstituir este medio.

Martín Menem lo confirma. Y lo resume: “Estamos todos de acuerdo en el 99% de las cosas con Milei. Alguno a veces dice: ‘Yo en este caso no diría esto’. Pero lo bancan. Yo lo banco 100%, hasta las últimas consecuencias”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.