El Milagro cometió violaciones ‘flagrantes’ a la ley laboral estatal, según el Departamento del Trabajo

·5  min de lectura

El Milagro cometió violaciones “flagrantes” a la ley laboral estatal al supuestamente negarles a los empleados los descansos adecuados para comer y ha sido remitido a la oficina del fiscal general de Illinois, según el Departamento de Trabajo de Illinois.

En un aviso de incumplimiento fechado el 23 de marzo, la agencia encontró que la tortillería de Chicago violó la Ley de Un Día de Descanso por cada Siete de Illinois porque los empleados trabajaban regularmente más de 7.5 horas sin los descansos para comer requeridos. El Departamento de Trabajo encontró 112 violaciones de las pausas para comer entre el 1 de enero y el 31 de julio de 2021, y recibió una multa de $11,200 en total por esas violaciones, según el documento.

Los hallazgos, que se dieron a conocer al Tribune a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información, se producen después de que los trabajadores de El Milagro presentaran una queja ante el Departamento de Trabajo a fines de octubre de 2021.

“Debido a que El Milagro no ha pagado estas multas ni ha demostrado que ha cumplido, este asunto ha sido remitido a la oficina del fiscal general de Illinois para su cumplimiento”, dijo el portavoz del departamento, Paul Cicchini, en un correo electrónico al Tribune el miércoles.

Drew Hill, portavoz de la oficina del fiscal general, dijo el miércoles que la oficina había recibido la remisión y la revisaría. “No tenemos más actualizaciones en este momento”, dijo Hill.

En un comunicado, la vocera de El Milagro, Alejandra Morán, dijo que la empresa aún no había recibido comunicación de la oficina del fiscal general. Ella dijo que si se presentara una acción basada en “discusiones previas con el Departamento de Trabajo de Illinois”, la compañía “disputa las acusaciones y tiene la intención de defender enérgicamente el asunto en los tribunales”.

“La compañía confía en que prevalecerá su compromiso y dedicación continuos con los empleados, incluidos salarios justos, descansos regulares para comer y descansar, y días libres”, dijo Moran. “El Milagro da la bienvenida a una revisión imparcial de la evidencia, incluidos los hechos que deberían haberse considerado como parte de una investigación justa y razonable”.

Cuando se le preguntó a qué hechos se refería y si la empresa había pagado la multa, Moran dijo que la empresa no podía hacer más comentarios sobre asuntos legales abiertos.

En un comunicado, Arise Chicago, un grupo pro derechos de los trabajadores sin fines de lucro que se organiza con los obreros de El Milagro, dijo que los hallazgos del departamento “tristemente, no sorprenden en base a lo que los trabajadores informaron a Arise Chicago”.

“Esta es sólo una evidencia más de que El Milagro ha violado sistemáticamente los derechos de sus trabajadores. Y amplifica cuán valientes han sido los trabajadores para hacer frente a la explotación”, dijo Arise. “Aplaudimos a IDOL por su investigación y esperamos que el fiscal general de Illinois haga cumplir plenamente el fallo de IDOL”.

En septiembre pasado, los empleados de El Milagro realizaron una breve huelga, alegando bajos salarios y condiciones laborales injustas. Después de la huelga, los trabajadores fueron expulsados de las instalaciones, una práctica que Arise Chicago alegó que era ilegal.

A principios de este mes, los trabajadores dijeron que habían obtenido una lista de mejoras salariales y laborales después de meses de organización. Los empleados dijeron que ya no estaban obligados a trabajar siete días seguidos y habían visto mejoras, como capacitación contra el acoso sexual para gerentes y aire acondicionado en los comedores. Los trabajadores también vieron dos rondas de aumentos el año pasado, lo que elevó los salarios iniciales a alrededor de $16.50 por hora, y la mayoría de los demás trabajadores ahora ganan entre $17 y $20 por hora, según Arise Chicago.

El Milagro cuestionó que los aumentos salariales fueran el resultado del activismo de los trabajadores.

Los trabajadores dijeron a principios de este mes que, a pesar de las mejoras, aún eran necesarios otros cambios. Señalaron aumentos en la velocidad de las máquinas de trabajo, que describieron en una carta a la gerencia de la empresa como la creación de condiciones de trabajo “peligrosas e insostenibles”.

También alegaron que la compañía no había cumplido con su compromiso verbal de proporcionar los domingos libres y que los trabajadores del tercer turno en la ubicación de 31st St. de la compañía eran enviados a casa temprano en forma regular en una posible violación de la Ordenanza de Semana Laboral Justa de Chicago.

Shelly Ruzicka, directora de comunicaciones y desarrollo de Arise Chicago, dijo el miércoles que los trabajadores ya no reportaban horas perdidas en la ubicación de 31st St. de la compañía. Sin embargo, dijo, creían que las velocidades de las máquinas seguían siendo peligrosamente altas y todavía están pidiendo a la compañía que cierre los domingos y se siente con ellos para discutir sus preocupaciones.

“El Milagro no hará más comentarios sobre asuntos legales abiertos”, dijo la compañía en un comunicado. “Como lo ha hecho durante 70 años como empresa local de propiedad familiar, El Milagro continúa respetando los derechos de cada empleado, ofrece salarios justos y beneficios atractivos, y opera con integridad”.

Los trabajadores de El Milagro también han presentado quejas ante la Oficina de Normas Laborales de Chicago y ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales. Los representantes de cada agencia dijeron que las investigaciones sobre esas quejas estaban en curso.

—Laura Rodríguez, reportera del Chicago Tribune, contribuyó con este artículo

tasoglin@chicagotribune.com

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.