Milán, asediada por la pandemia, vuelve a tener su "Hotel Covid"

Agencia EFE
·3  min de lectura

Roma, 4 nov (EFE).- Milán, la capital económica italiana y una de las ciudades más golpeadas del país por esta segunda ola de coronavirus, ya tiene un nuevo "Hotel Covid" para que pasen allí la cuarentena personas positivas asintomáticas que no pueden hacerlo en sus domicilios.

Con la pandemia desbocada una vez más en Lombardía (norte), que acumula más de 100.000 casos de los más de 700.000 de toda Italia, los expertos hablan de una situación "crítica" especialmente en Milán, donde el virus circula "descontrolado", hasta el punto de que los propios médicos han pedido que se confine la ciudad.

Los contagios no dejan de crecer -hasta 9.000 nuevos casos diarios en la región, más de 2.000 solo en la provincia de Milán- y la tasa de positivos por pruebas realizadas asciende ya al 22 %, la gran mayoría asintomáticos.

Si la pasada primavera el establecimiento dedicado a estas cuarentenas fue un hotel de 4 estrellas, el Michelangelo, en pleno centro de la capital lombarda, en esta ocasión se trata de una residencia en un barrio periférico inicialmente construida para centro de ancianos.

Ubicada en el distrito homónimo, la Residenza Adriano ofrece 70 habitaciones dobles para uso individual y 17 apartamentos para pequeños núcleos familiares (de 2 o 3 personas por alojamiento).

"Ayer hemos empezado a recibir huéspedes. Son personas positivas, sin síntomas, autónomas, que no requieren de ninguna asistencia médica y que vienen remitidos por los servicios de urgencias, cuando han evidenciado que no pueden pasar la cuarentena en su domicilio", explica a Efe Andrea Casiraghi, gerente del establecimiento.

"Son por ejemplo personas que viven en familias muy numerosas y el espacio no es muy amplio, o núcleos familiares pequeños pero que, por ejemplo, no tienen mas que un baño, y entonces resulta necesaria una estructura como esta", agrega.

El responsable de la residencia cuenta que "a pleno régimen trabajarán unas 20 personas" y que "el coste propuesto por persona y día es de 100 euros que van a cargo del Servicio Sanitario Nacional (SSN)".

En la residencia, "los huéspedes deberán estar aislados todo el periodo de la cuarentena, el personal de servicio les llevará las tres comidas a la puerta de la habitación y en dos momentos, por la mañana y por la tarde, podrán salir un cuarto de hora a estirar las piernas por la planta o salir a la terraza a tomar el aire", señala Casiraghi.

Además, se les dará un kit para que limpien su propia habitación, "para evitar que entre nadie dentro y al mismo tiempo tenerlos ocupados".

De momento está previsto que el proyecto funcione hasta el 31 de diciembre, aunque no se descarta una prórroga si la pandemia no cede.

"Hace cinco años esta estructura era uno de los edificios abandonados más críticos de la ciudad hasta el punto que pensamos que no había otra salida que derribarlo", señala el concejal de Urbanismo de Milán, Pierfrancesco Maran.

Sin embargo, la empresa Proges se decidió a adquirirlo y recuperarlo para convertirlo en un centro de mayores, que debería haber abierto por estas fechas, hasta que la emergencia sanitaria cambió los planes, una pequeña contribución para aliviar la situación epidemiológica y gestionar la crisis.

La Residenzia Adriano toma así el testigo del Hotel Michelangelo, que en los peores momentos de la pandemia en primavera, entre marzo y julio, fue el primer establecimiento privado en recibir a positivos en Milán.

Tras más de cien días funcionando como "hotel covid", en los que recibió algo más de 500 huéspedes, cerró esta actividad a mediados de julio, cuando la primera ola de la pandemia parecía haber remitido.

(c) Agencia EFE