Mike Tyson incrementa sus negocios con el cannabis: construye un resort para fumadores de marihuana y proyecta una universidad

LA NACION

La primera revelación fue hace unos meses, a través de un podcast. Allí, en un capítulo de su programa semanal "Hotboxin" con Mike Tyson, el ex campeón mundial de los pesados confesó que invertía más de 40 mil dólares por mes para fumar marihuana. Claro que la historia no concluía ahí: en realidad, Tyson había establecido una empresa en derredor del cannabis con uso medicinal. Ese fue el disparador de la novedad que pretendió contar como una humorada.

En sociedad con un ex jugador de la NFL, Eben Britton, Tyson fundó "Tyson Ranch", en California. Se trata de un emprendimiento comercial basado en el cannabis cuyo origen data de 2016. Allí se producen cepas de marihuana de alta calidad. Según un informe del diario The Sun, del Reino Unido, el polémico y excéntrico ex pugilista obtiene ganancias estimadas en medio millón de dólares mensuales con la venta de productos terapéuticos.

Envalentonado con su buen presente en el mundo empresarial, Tyson apunta a nuevos proyectos. Por eso, dobló la apuesta: ahora está construyendo un resort destinado para los fumadores de marihuana. Según su entorno, la idea es que los huéspedes disfruten de todo tipo de lujos y que en un ambiente de absoluta relajación experimenten las bondades de los productos que se elaboran en Tyson Ranch.

LEER | José Ramón Fernández recibe cientos de felicitaciones por su cumpleaños, hasta del hijo de López Obrador

Y no es todo. Otra de las ideas que tiene en mente el grupo empresarial es crear una universidad para impulsar el estudio de la utilización del cannabis, apoyado en que se trata de algo que paulatinamente se va legalizando en cada estado del país.

Alguna vez, "Iron Mike" contó que pudo salir de su crisis existencial, en la que incluso evaluó la posibilidad de suicidio, gracias a las bondades terapéuticas del cannabis. Hoy con 53 años, Tyson, recordado por sus grandes KO que le permitieron convertirse en sensación en los años ochenta, también por aquella penosa actuación frente a Evander Holyfield mordiéndole las orejas en plena pelea, sin soslayar su perfil más oscuro por episodios de violencia doméstica y hasta acusaciones por violación con sus parejas que lo llevaron a prisión, parece haber dejado atrás tiempos tormentosos.

En 2003 se declaró en bancarrota, después de haber acumulado ganancias por cerca de US$ 300 millones por sus combates. Su carrera profesional fue exitosa entre 1985 y febrero de 1990, acumulando 37 victorias en igual cantidad de combates. El 11 de febrero de ese año perdió en Tokio por KO con James Buster Douglas y a partir de ahí todo cambió.

Episodios de violencia, derrotas más asiduas, despilfarro de su fortuna, acusaciones por violación. Hasta que se retiró luego de perder por KO técnico en el 6° round con el irlandés Kevin McBryde, el 11 de junio de 2005. Se fue con 50 victorias y 44 KO, más 6 derrotas y dos peleas sin decisión.

En febrero pasado, en Las Vegas, en la previa del gran duelo de los pesados entre Tyson Fury y Deontay Wilder, se lo vio sobre el ring junto con Holyfield y con Lennox Lewis. Hasta bromeando con Evander, a pesar de aquel tortuoso episodio con sus orejas. Estaba mucho más sereno ya.

Nuestro objetivo es crear una comunidad segura y respetuosa de cada uno de sus miembros. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad y mientras estamos trabajando en ello, hemos suspendido temporalmente los comentarios en artículos. Gracias por tu comprensión.