Miguel Calero, el cóndor que revolucionó al Pachuca y lo llevó a la cima

·5  min de lectura
Miguel Calero consiguió con Pachuca cuatro títulos de Liga MX (Foto: Jaime Lopez/LatinContent via Getty Images)
Miguel Calero consiguió con Pachuca cuatro títulos de Liga MX (Foto: Jaime Lopez/LatinContent via Getty Images)

Miguel Ángel Calero dejó este mundo para convertirse en mito. La leyenda de los Tuzos de Pachuca cambió el rumbo de un equipo que no vislumbraba para marcar una época en México y sin embargo lo logró. El apodado Show Calero fichó con Pachuca, proveniente de Colombia, con 29 años de edad. Para nada era un arquero que se venía a probar, él llegó para demostrar sus capacidades.

En el año 2000, cuando el futbol mexicano estaba en busca de un club que se adueñara de las vitrinas y trofeos, Pachuca comenzó a sembrar y a regar un sendero de triunfos. Ya en el Torneo Invierno del 99 la escuadra hidalguense había levantado el campeonato de la Liga MX como premonición. Dos años después, con Francisco Gabriel de Anda, Walter Cuqui Silvani, Gabriel Caballero; Andrés Chitiva y Miguel Calero como piezas medulares de la plantilla lo hicieron de nueva cuenta. Los dirigidos por Alfredo Tena se impusieron a los Tigres de Monterrey y consiguieron el segundo campeonato en la historia de los de la Bella Airosa.

Como guion repetido, en el Apertura 2003, los de Hidalgo se volvieron a topar en la final a los felinos de la Universidad Autónoma de Nuevo León. La revancha para los regiomontanos no llegó. El marcador culminó 3 a 2 y favoreció a Pachuca, con una brillante actuación de Miguel Calero. El sudamericano demostraba que quería escribir su relato en los anales del futbol de México.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver este contenido si te aparece no disponible debido a tus preferencias de privacidad

La posición más ingrata para un futbolista es la de cancerbero, si en enumeradas ocasiones salvan sus metas no existen mayores felicitaciones o premios, pues esas son sus obligaciones. Calero no pedía reconocimientos, ya que estaba destinado a que los libros lo hicieran por él. El nacido tierras cafetaleras tenía clara que su misión era la de poner en el mapa del balompié azteca al Pachuca, pese a que pocos confiaban en ellos y a pesar de la presión de su puesto.

¿Quién dice que los porteros no hacen goles?, en el papel está escrito que esa es tarea de los delanteros, pero el guardameta lo hizo en tres ocasiones: con el Deportivo Cali desde media cancha, con el Independiente de Medellín de media vuelta y con Pachuca en 2002, cuando remató de cabeza un centro que dejó el marcador 3 a 3 frente a Jaguares de Chiapas.

El Cóndor Calero, nombrado así por sus atrapadas, también era figura en su país, aunque siempre a la espera de una oportunidad que le brindaran René Higuita y Óscar Córdoba, figuras de La Tricolor. En México, estuvo a la altura de Jorge Campos, Miguel Marín, Héctor Miguel Zelada, Hernán Cristante y Pablo Larios. Sus títulos lo respaldan.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver este contenido si te aparece no disponible debido a tus preferencias de privacidad

Jesús Martínez, dueño de Grupo Pachuca, sabía que los procesos de adaptación, así como la consolidación de un plantel eran cuestión de paciencia. La reestructuración del vestuario Tuzo comenzó con vísperas ambiciosas, pero Caballero, Chitiva y Calero, capitanes del equipo, continuaron en el club. De ese modo, Enrique Ojitos Meza tomó los controles del equipo para formar un parteaguas de los albiazules, por lo que sumó al plantel a Christian Giménez, Damián Álvarez y Aquivaldo Mosquera.

Pasaron tres años para que los Tuzos lo volvieran a hacer. En 2006 ganaron el torneo Clausura, ahí doblegaron a San Luis por la mínima. Así se colgaron la cuarta medalla de campeón de Liga MX en menos de una década. Aunque la era gloriosa no terminaría ahí.

En el mismo 2006 se proclamaron campeones de la Copa Sudamericana, firmando así el estandarte de ser el único campeón mexicano en un torneo organizado por la Conmebol; ni América, Cruz Azul y las Chivas de Guadalajara lo pudieron hacer. En la final se midieron ante Colo-Colo de Chile, donde Claudio Borghi estratega del conjunto chileno, aseguró que Calero daba una atajada buena por dos malas. Al final, el pez muere por su propia boca.

Miguel Ángel Calero y los Tuzos de Pachuca consiguieron la Copa Sudamericana en 2006 (Foto: EITAN ABRAMOVICH/AFP via Getty Images)
Miguel Ángel Calero y los Tuzos de Pachuca consiguieron la Copa Sudamericana en 2006 (Foto: EITAN ABRAMOVICH/AFP via Getty Images)

Seguía la cosecha de victorias en un tiempo que estaba delimitado para los Tuzos. En 2007, las Águilas del América se quedaron con las ganas y sed de triunfo. Las tablas terminaron 3 a 2 y Miguel Calero levantó el cuarto título de liga con el Pachuca. Nadie más que el capitán y referente de la institución hidalguense lo merecía. Además de ser constantes protagonistas del campeonato de la CONCACAF, pues de 2002 a 2010 pudieron ser triunfantes en cuatro temporadas.

A Miguel Calero se le recordará por ser parte del equipo que marcó un periodo de renombre con los Tuzos. La gorra, el paliacate o la calva en su cabeza lo acompañaron debajo del arco a lo largo de su trayecto como portero. Pero también lo hicieron los títulos, pues fue campeón con Pachuca en nueve ocasiones: cuatro de liga, cuatro de CONCACAF y uno de la Copa Sudamericana.

El Cóndor sufrió una trombosis venosa en el brazo izquierdo en 2011, por lo que se retiró de las canchas para siempre. Fue medicado y sus últimos días transcurrieron en hospitales. Un año después, sin poder recuperarse de su enfermedad, en noviembre de 2012 murió a los 41 años de edad luego de un infarto cerebral.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR| EN VIDEO

Villarreal 2-3 Liverpool - La crónica, en datos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.