Miguel Ángel Pichetto: “Los sectores liberales tienen una visión muy cercana a Juntos por el Cambio; hay que interpretar esa demanda”

·10  min de lectura
Miguel Ángel Pichetto
Rodrigo Nespolo

Miguel Ángel Pichetto se fastidia con las visiones “superficiales” sobre el veredicto de las urnas. Conocedor del submundo de la política y del poder de fuego de la maquinaria peronista, el auditor remarca que Juntos por el Cambio se alzó con un triunfo contundente en las legislativas y le asestó un duro golpe al Gobierno, sobre todo, con el éxito de la coalición opositora en Buenos Aires. Con miras a 2023, señala que el espacio debe discutir un plan de gobierno e incorporar a los sectores liberales. “Hay que interpretar esa demanda”, dice.

-¿Qué balance hace del resultado? ¿Hubo un voto castigo al Gobierno y un mensaje a JxC?

-No. Hago un balance altamente positivo. Fue un resultado muy exitoso, que comprendió a todo el país, con un diferencial de 8 puntos y un triunfo muy importante en la provincia de Buenos Aires.

-¿A qué atribuye la remontada del oficialismo en la provincia?

-Hubo un esfuerzo notable de los intendentes para tratar de equilibrar la elección. Además, no nos enfrentamos a un Gobierno vencido, sin capacidad económica ni logística para lidiar con el proceso electoral. Pese a todo eso, el resultado fue favorable para JxC.

-¿Qué debe modificar JxC para sumar nuevas adhesiones con miras a 2023?

-Hay que valorar los éxitos obtenidos en la Ciudad, donde creo que un porcentual de 47 puntos es extremadamente alto…

-Bullrich dijo que “la expectativa era mayor” en la Capital.

-Es todo contrafáctico. Lo rescato como un gran resultado. También lo de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos o Mendoza, donde hay una proyección muy fuerte de JxC. Está derrotada una forma de intentar resolver los problemas del país, con una mirada casi de carácter clasista, sostenida por la mecánica de planes y modelos laborales vetustos. Hoy, vemos con sorpresa que el Gobierno quiere votar un nuevo impuesto, que es la ley de envases. Eso se va a aplicar a todos los productos primarios, como la leche, para solventar a las organizaciones cartoneras.

Estalló la pelea en Juntos por el Cambio por la jefatura de los bloques en Diputados

-¿Percibe un quiebre del PJ con sus bases? ¿A JxC le falta más territorialidad?

-Si hay un compromiso con el territorio y un mensaje capitalista, orientado a alentar la producción, el trabajo y la reducción de impuestos, la gente comprende y acompaña. Ese es el desafío que tenemos.

-¿Hay una mirada unificada en JxC sobre el proyecto de país?

-No. La coalición tiene dirigentes importantes y emergen también nuevas figuras. Indudablemente, quiero de destacar las apuestas de Larreta en la Ciudad y la provincia, pero el Pro también tiene a Patricia Bullrich y Mauricio Macri. Y la UCR tiene Gerardo Morales, Alfredo Cornejo y Gustavo Valdés. Todos ellos van a tener una participación muy fuerte en el debate. A su vez, hay que fortalecer al espacio de Peronismo Republicano.

-¿Pueden acordar ese plan con un alto nivel de internismo, sobre todo en Pro?

-Yo no lo magnifico. La política es una de las actividades que requieren también de la ambición. No es una ONG altruista. Pero tiene que primar un concepto de unidad y el sentido de construir un programa que pueda revertir la decadencia y pueda darle un rumbo al país. Este Gobierno no lo va a hacer, ya está decidido a mantener estos lineamientos. Lo vimos el otro día en la Plaza de Mayo. Es un modelo de pobrismo.

“Si Macri lo decide, puede estar en la PASO de 2023. ¿Por qué no?”, dice Pichetto
Rodrigo Nespolo


“Si Macri lo decide, puede estar en la PASO de 2023. ¿Por qué no?”, dice Pichetto (Rodrigo Nespolo/)

–En la coalición opositora coinciden en que deberán debatir si sumar o no los liberales. ¿El éxito de esas fuerzas en las urnas es producto de un fracaso en el armado político de JxC ?

–La palabra “fracaso” no ha existido en este proceso electoral. Han sido un éxito las elecciones para JxC. Los sectores liberales tienen una visión muy cercana a JxC.

-¿Deben sumarlos?

-Hay que interpretar esa demanda. Y debemos tener un discurso y una propuesta que los contenga para armar esa gran mayoría que se requiere para evitar la decadencia. Para superar la caída libre hacia la oscuridad y la decadencia hace falta un verdadero debate cultural sobre cuál debe ser el camino de la Argentina. Hay que recuperar a los liberales que formaron la base de Pro.

-¿Qué perfil debe tener JxC?

-La coalición, por más que tenga expresiones socialdemócratas, tiene que contener también la propuesta de centro derecha, que no es mala palabra. Ahí sí estás armando una coalición para ganar las elecciones y gobernar. Hay que salir de la mirada del buenismo, de que vamos a ser la opción porque somos un poco más buenos y moderados que el kirchnerismo.

Hay que tener una alternativa política que aborde los grandes temas, con profundidad, seriedad y responsabilidad. No se trata de ser muy duro ni blando, sino de entender de que la elaboración de un programa implica poner materia gris, abordar los temas y no soslayarnos, no tirarlos para adelante. Hay que discutir todo. Y debatir también con la Iglesia, cuando ellos se meten con la política y con la economía. No se sale rezando, se sale con un programa de Gobierno.

-Larreta llamó a cerrar la grieta. ¿Lo entusiasma esa idea?

-Tengo un gran respeto por él. El problema de la Argentina es la incomprensión de cómo funciona el mundo, de qué país queremos construir.

-¿Quién salió más fortalecido: Larreta, Macri o Bullrich?

-Todos. La coalición salió fortalecida. El triunfo genera expectativas de cambio. Y el Gobierno ha fracasado en su primera prueba electoral, en su política económica, sanitaria e internacional. Esta es la percepción que la ciudadanía tiene. No asumir la derrota y estar con esta construcción ficcional de que no perdieron es muy negativo, porque los inmoviliza. Creen que no tienen que hacer ningún cambio y seguir jugando con esto de patear la pelota. Hay realidades económicas en la macro que son realmente muy letales para el futuro inmediato de la Argentina.

-¿Es llamativo el silencio de Cristina? ¿Cree que comparte la lectura triunfalista?

-No hablo con la vicepresidenta. Yo analizo gestos en política.

-La Cámpora llegó tarde al acto de Fernández. ¿Fue una señal?

-Primero, el silencio de Cristina Kirchner es muy significativo. En segundo lugar, La Cámpora no llegó tarde, sino que nunca quiso ir al acto. Se quedó en la 9 de Julio y no quiso escuchar al Presidente. Y el discurso no sé si lo hizo el presidente o Gustavo Beliz, pero estaba más dirigido a la coalición de gobierno que al pueblo argentino.

El acto estuvo armado para defender la figura presidencial. Zaffaroni creía que venía un golpe de Estado. No sé en qué mundo viven. Nadie en la coalición opositora, ni siquiera los sectores más duros, planteó algún elemento que pudiera significar la desestabilización democrática o la interrupción del mandato presidencial. Nunca estuvo en el tablero ese tema, lo construyeron ellos. Ese acto fue convocado por la CGT y los movimientos sociales para llenar la Plaza en defensa de Fernández. ¿En defensa de quién? Era un mensaje dirigido a la vicepresidenta y eventualmente a La Cámpora. Lo que quiero decir es que hay profundas diferencias en el seno del Gobierno que no se pueden disimular. Y hay gestualidades en la política que valen más que las palabras.

-¿Hay más diferencias en el Gobierno que en JxC?

-En JxC no hay diferencias. Hay necesidad de encontrar un camino común en la elaboración de un programa político. Y las primarias demostraron en JxC que son el camino para la elección de los candidatos. Seguramente, habrá varios candidatos a presidente o fórmulas presidenciales en el 2023. Y eso es vigorizante, porque permite analizar las personalidades, ver quién está a la altura de las circunstancias para poder gobernar el país. Por lo tanto, las PASO han sido buenas para JxC. Ahora el Frente de Todos las descubre.

“El Gobierno ha fracasado en su primera prueba electoral”, dice el exsenador
Rodrigo Nespolo


“El Gobierno ha fracasado en su primera prueba electoral”, dice el exsenador (Rodrigo Nespolo/)

-¿Esa interna puede ser cruzada o será Pro versus UCR o Peronismo Republicano?

-La primaria es de la coalición para elegir la fórmula presidencial, senadores, diputados, indudable que tienen que ser de la coalición, no de los partidos. Pero lo que tienen que tener la coalición es un programa de Gobierno para decir a los argentinos “nosotros vamos por acá”.

Hay que unificar una propuesta económica. No se puede jugar más con déficit fiscal ni sostener un modelo de planes que signifique casi el 65% del presupuesto nacional.

-¿La figura de Facundo Manes fue disruptiva?

-Me parece una figura interesante. Lo vi como como un elemento que permitió sumar y motivar. Tenemos que tener en cuenta a estas nuevas figuras que se incorporan.

-¿Macri debe sentirse reivindicado por el triunfo?

-Macri es una figura importante en la oposición. Un expresidente no es material de descarte. Tiene una trascendencia y un conocimiento en todo el país. Además, Macri se retiró o perdió la elección con el 41% de los votos, que es el núcleo que hoy tiene la coalición opositora. Hemos mantenido el nivel de adhesión y estamos obligados a pensar cómo crecemos.

No hay que dejar de considerar a Macri como una figura importante. En política, siempre es mejor sumar que restar. Es una regla fundamental.

-¿Usted esperaba que Macri hablara en el búnker?

-Como jefe histórico de Pro y expresidente… Además, tuvo un papel digno en la elección, porque acompañó a todos los candidatos, cuando lo requirieron y mantuvo un perfil responsable.

-Es decir, el expresidente tendría que haber hablado.

-Pero el acto de la Ciudad se concibió como un acto de la Ciudad.

-¿Eso fue un error?

-Debería haber sido un acto nacional. El mensaje tendría que haber tenido una visión federal. Yo no quiero ser crítico con nadie. Hay que seguir trabajando, mantenernos unidos y tratar de cohesionarse en el Congreso. No es bueno dividirse en sus sub-bloques, porque este es el juego que el oficialismo que no sabe hacer muy bien, especialmente en el ámbito de la Cámara de Diputados, donde tienen a un dirigente muy avezado, como es Sergio Massa, que articula relaciones de tipo político personal de manera inteligente. No hay subestimarlo.

-¿Los que quieren correr a Macri se equivocan?

-Siempre lo he dicho. Me parecieron equivocadas algunas expresiones, pero eso ya no está..

-¿Ya no está en discusión?

-No. Macri superó la soledad de la derrota y también el abandono de dirigentes que nacieron con él y que dijeron cosas desafortunadas. Eso lo ha endurecido y lo ha mejorado. Pero hoy todo el mundo entiende que Macri tiene que estar adentro. Después, las candidaturas se dirimirán en el proceso de las primarias. Eso va a ser muy importante en JxC. Hay figuras del radicalismo, de Pro y de Peronismo Republicano.

-¿Macri podría participar en esa PASO?

-Si lo decide, puede estar. ¿Por qué no?

-Si la crisis se agrava, ¿la oposición corre riesgo de pagar un costo si no colabora?

-Lo primero que tiene que hacer el Gobierno es una propuesta seria y responsable para que la situación económica no sea agrave. Y tiene que elevar al Congreso ese plan famoso, con un conjunto de medidas que la oposición estudiará y analizará detenidamente. Pero en la medida que la propuesta del Gobierno sea una propuesta racional y marque un camino para resolver los problemas económicos, estoy convencido que la oposición puede ayudar en el Congreso. Ahora, si la propuesta es radicalizarse por izquierda e ir al default, seguir emitiendo a lo loco, claramente va a ser muy difícil que la oposición se preste a eso.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.