De migrar a vivir en la calle

·3  min de lectura

Gabriela Martínez Corresponsal

TIJUANA, BC., diciembre 21 (EL UNIVERSAL).- Caminan de un lado a otro, se detienen en la contraesquina de la Catedral en Tijuana, donde una mujer aprovecha para sentarse sobre un bote de plástico sucio y cargar a su bebé, cubierto con una pequeña cobija que le hace nada a los siete grados de temperatura que golpean durante la madrugada. Ellos, como decenas de migrantes haitianos, están en la calle porque ninguno de los 24 albergues en la ciudad tiene espacio para recibirlos.

Son ocho hombres y mujeres, entre ellos un bebé de menos de un año. Llegaron la semana pasada y no hay nadie que los pueda recibir para resguardarse del clima helado. Dan un par de pasos hacia un punto y luego toman otra dirección, pero siempre hallan puertas cerradas.

El único sitio al que atinan a llegar es al mayor templo de la ciudad, la Catedral, ubicada en el corazón de Tijuana, sobre la calle Segunda en el Centro, la principal arteria comercial y turística, enclavada sobre una plancha de concreto que, prácticamente, divide los negocios de giro gastronómico y entretenimiento de los bares, cantinas y prostíbulos.

Desde hace más de una semana, decenas de grupos de migrantes deambulan en diferentes áreas; duermen donde la noche los atrapa, sin un techo, sobre las banquetas, entre cartones y cobijas arrumbadas, a un costado de los negocios en donde turistas —principalmente de Estados Unidos— gastan sus dólares en alcohol.

Hasta octubre, el Instituto Nacional de Migración (INM) reportó que al menos en Baja California fueron entregados 3 mil 294 documentos de residencia legal a personas que llegaron de Haití; algunos de ellos sólo se trataron de trámites de renovación porque en realidad la comunidad de la isla llegó a Tijuana desde 2016.

A diferencia de aquella ocasión, ahora los albergues para migrantes están saturados y no hay espacio para recibirlos, dice el director del refugio Juventud 2000, José María Lara García.

Dice que diariamente, desde hace un par de semanas, llegan al refugio decenas de haitianos, por lo que decidió quitar el comedor que había montado en la entrada para poner más casitas de campaña y dar alojamiento a familias, principalmente mujeres con hijos.

"Lo que nunca, ahora lo estamos viendo. Me hablaron de la Catedral para ver si tenía espacio porque les llegaron unas 15 personas que amanecieron afuera del templo; lamentablemente no teníamos nada… si esto no es una crisis humanitaria, entonces, ¿qué lo es?", pregunta el activista.

El martes de la semana pasada el Proyecto Salesiano inauguró un albergue en la colonia Mariano Matamoros, en Tijuana, para recibir a mujeres y niños migrantes, con capacidad de hasta 90 personas. Sin embargo, un refugio más no es suficiente.

Un hombre haitiano, uno de las decenas de migrantes que llegaron a Tijuana, es testimonio de eso. Tiene una semana en la ciudad y desde entonces duerme afuera de un negocio ubicado a unos pasos de la Catedral. Dice que intentó conseguir un departamento para rentar, pero el dinero no le alcanza ni para un cuarto de hotel.

Duerme cobijado en una silla, en una de las áreas más peligrosas de la ciudad, en Zona Norte. Un amigo que habla mejor español y con más tiempo decidió irse con él para cuidarse entre ambos.

"Él no tiene a nadie, tampoco un espacio, ni siquiera puede llegar a un refugio; entonces, yo, que soy su amigo, mejor vine para estar con él", cuenta, y regresa a dormir bajo una cobija, a unas horas de que empiece una tormenta invernal.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.