“Sueño Americano”: dejaron Honduras por temor a las “maras”, ahora dependen de la suerte

·1  min de lectura

A veces “migrar”, es la única forma de salvar la vida. En el Día Mundial del Refugiado, que se desarrolla cada 20 de junio, presentamos la historia de Marcos Amador, un hondureño que decidió dejar su país para evitar que su hijo fuera reclutado por un grupo pandillero. En los años noventa, la Mara Salvatrucha y otras pandillas surgieron en Honduras como pequeños grupos juveniles que imitaban el estilo de vida de las pandillas californianas, pero ahora, se han convertido en organizaciones con presencia nacional que se alimentan de la pobreza, la violencia y la exclusión social para reclutar y subsistir.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.