Estos migrantes fueron traídos en avión a California desde Texas. No saben por qué ni quién pagó sus vuelos

·4  min de lectura

Ocho migrantes venezolanos fueron llevados en avión la semana pasada de Texas a Sacramento con poco dinero en efectivo -algunos sin zapatos- y los hombres no tienen idea de por qué fueron enviados o quién pagó los vuelos, dijo un grupo de defensa de los inmigrantes.

Los hombres, que cruzaron la frontera en Laredo, Texas, tenían intenciones de viajar a Nueva York, Florida o Utah y dijeron estar confundidos sobre por qué fueron enviados a California, donde ninguno de ellos tenía contactos o familiares.

Tres migrantes aterrizaron el jueves por la mañana en Sacramento y luego caminaron unos 30 kilómetros hasta una dirección que figuraba en la documentación del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, donde se les dijo que encontrarían un refugio. En cambio, los hombres llegaron a un edificio de oficinas cerrado en el centro de Sacramento, dijo Autumn González, una voluntaria de NorCal Resist, que proporciona servicios a los migrantes y aboga por los derechos de los inmigrantes.

"Nunca nos había ocurrido que la gente se presentara al azar, necesitando alojamiento o asistencia", dijo González.

Un guardia de seguridad del edificio cerrado indicó a los migrantes que se dirigieran a un banco de alimentos, donde pudieron conseguir comida y ropa. Entonces se contactó con NorCal Resist para ver si podía ayudar a los hombres.

"El banco de alimentos nos dijo: 'No tienen comida, ni dinero, no conocen a nadie aquí. ¿Pueden ayudarles?" dijo González.

Y añadió sobre los hombres: "No pidieron venir a Sacramento".

El viernes, NorCal Resist se puso en contacto con un segundo grupo de cinco hombres que aterrizaron el jueves por la noche y durmieron en un parque. Los hombres se dirigieron a la misma dirección, sólo para encontrar las mismas puertas cerradas.

González cree que a los hombres se les dio la dirección porque el edificio alberga oficinas de Caridades Católicas, un grupo que ayuda a los inmigrantes pero que no presta servicios en ese lugar.

González dijo que los ocho hombres, que tenían entre 20 y 40 años, estaban buscando asilo en Estados Unidos.

NorCal Resist proporcionó a los hombres habitaciones de hotel y los ayudó a consultar con un abogado de inmigración.

"Estamos más que felices de conseguirles ayuda y ubicarlos", dijo.

Los ocho migrantes habían planeado ir a otras partes del país donde hay grandes comunidades venezolanas, pero están considerando quedarse en la zona. Algunos han donado su tiempo a NorCal Resist, ayudando al grupo a trasladar muebles y otras donaciones a una familia de refugiados sirios.

Su documentación indica que tienen que presentarse en las oficinas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. en Sacramento, pero todos los hombres estaban confundidos en cuanto al motivo.

"Nunca había visto algo así", dijo González.

NorCal Resist se coordina a menudo con los funcionarios de inmigración y otros grupos en Texas si los migrantes son enviados a la zona y necesitan ayuda. Los grupos suelen coordinar los recursos, el refugio y los contactos. Nada de eso ocurrió esta vez.

"Pensé que debía ser un error", dijo.

El incidente se produce cuando los gobernadores republicanos de Florida y Texas han estado transportando en autobús y llevando por avión a los inmigrantes a otros lugares de Estados Unidos. Los migrantes han sido transportados sin saberlo a Nueva York, a la casa de la vicepresidenta Kamala Harris en Washington, D.C., y a Martha's Vineyard en Massachusetts, en lo que los críticos han calificado como un truco político para destacar la inmigración a expensas de un grupo vulnerable de personas.

Hablando de esos incidentes, el gobernador Ron DeSantis dijo que Florida "no es un estado santuario" y que "ayudaría a facilitar ese transporte para que se vayan a pastos más verdes". El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha dicho que, al transportar a los migrantes, "Texas está llevando la frontera a su patio trasero para aliviar nuestras comunidades que ya se encuentran abrumadas".

La oficina de Abbott negó estar involucrada en los ocho migrantes que terminaron en Sacramento. Un portavoz dijo que la oficina del gobernador está transportando a los migrantes en autobús a Nueva York, Washington y Chicago.

La oficina de DeSantis no devolvió inmediatamente las solicitudes de comentarios sobre si su oficina estuvo involucrada en el transporte de los migrantes a Sacramento.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.