Posponen funeral en EE.UU. de esposa de mexicano que espera visa humanitaria

Agencia EFE
·3  min de lectura

Los Ángeles, 29 ene (EFE News).- El funeral de la inmigrante salvadoreña Gladys Clemente, que murió víctima del coronavirus en Los Ángeles en diciembre pasado, ha tenido que ser retrasado dos semanas más en espera a que las autoridades de inmigración le den permiso a su esposo de ingresar al país y darle el último adiós.

Ubaldo Clemente ha estado pidiendo a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) que le otorgue un permiso humanitario para ingresar a Estados Unidos desde el pasado 17 de diciembre, fecha en que Gladys falleció por causas relacionadas con la covid-19. Pero el milagro aún no sucede.

“No queremos darnos por vencidos. Lo que ha pasado con el señor Clemente es muy injusto, y estamos esperando la intervención de algún legislador que ayude en este caso”, dijo a Efe la abogada de inmigración Jessica Domínguez, quien representa al mexicano.

La jurista y Clemente han tocado las puertas de los senadores de California Dianne Feinstein y Alex Padilla, e incluso de la Administración del presidente Joe Biden, para que escuchen su pedido y le den el permiso. Pero la respuesta aún no llega.

La pareja fue separada por las autoridades de inmigración desde marzo de 2019, cuando los dos viajaron al consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, México, para pedir la residencia permanente del mexicano ya que Gladys era ciudadana estadounidense.

El consulado rechazó la petición argumentando que una persona con el nombre de Ubaldo Clemente García había sido detenida en la frontera sur de EE.UU. tratando de ingresar al país utilizando documentos falsos y haciéndose pasar por ciudadano estadounidense.

"No es como que el nombre de Ubaldo Clemente García sea común; entonces las autoridades asumieron que esta persona que fue arrestada en 1999 era mi cliente, pero no fue así", indicó Domínguez.

Además de que se negara la petición, el hombre fue vetado de por vida para ingresar al país.

Después de muchas peticiones, las oficinas de CBP revisaron las huellas digitales de Clemente y se pudo comprobar que "la persona que fue detenida en 1999 es alguien más con ese nombre”.

Con esta prueba en mano, el matrimonio y la abogada estaban esperando que el consulado reabriera el caso y otorgara la residencia a Clemente; sin embargo la pandemia frustró los planes de la pareja y dejó en México al inmigrante separado de su esposa.

"Si yo hubiera estado allá, tal vez las cosas hubieran sido diferentes", dijo a Efe Clemente, como si tratara de echar el tiempo para atrás y cuidar de su esposa que falleció en su casa, sin que pudiera ser llevada a un hospital.

El deseo del inmigrante, que vivió por más de 20 años en Los Ángeles sin cometer ningún delito, es que le permitan asistir al funeral de la mujer con la que compartió por casi dos décadas y acompañar a sus hijas adoptivas.

Ante esta situación la Funeraria Reardon, ubicada en Simi Valley, California, se solidarizó con la familia Clemente y canceló el servicio que se tenía programado para este 30 de enero, y lo pospuso para el 16 de febrero.

“Esta será la última fecha porque no se puede estar posponiendo el funeral", explicó Domínguez.

“El señor Ubaldo esta fuera del país por un error en el consulado. No es justo que después de todo el daño que ha sufrido no pueda decirle adiós a su esposa, y acompañar a la familia”, agregó la abogada.

(c) Agencia EFE