Migrantes centroamericanos se manifiestan en instalaciones del INM

·3  min de lectura

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, Chis., marzo 24 (EL UNIVERSAL).- Un medio centenar de inmigrantes de origen centroamericano se manifestaron en las instalaciones del Instituto Nacional de Migración (INM) en Tuxtla Gutiérrez, para pedir que se agilice su proceso de expulsión a sus países de origen, porque las condiciones en que se encuentran viviendo "son pésimas" y no han recibido "buena comida".

Los hombres, mujeres y niños denunciaron en la manifestación que desde hace varios días los funcionarios del INM "no les han dado buen alimento", por lo que piden que sean expulsados a sus países de origen.

Al lugar se presentó la Policía Estatal, Municipal y agentes del INM, para pedir a los centroamericanos que procedieran a recluirse en los dormitorios, porque se iban a atender sus peticiones.

Los extranjeros aseguraron que desde hace varias semanas que se encuentran recluidos en las celdas de la estación migratoria, no han recibido kits de limpieza, como jabón y papel de baño, mucho menos hay agua para tomar, ya que necesitan hidratarse, pues las temperaturas se han elevado hasta 40 grados en los últimos días.

Después de varios minutos de manifestarse en las instalaciones del INM conocidas como Cupaé, ubicada en el Libramiento Norte, los extranjeros decidieron conversar con los funcionarios federales, por lo que procedieron a ingresar a los dormitorios.

Desde el patio principal de las instalaciones del INM, los centroamericanos exigieron que se presentaran observadores de derechos humanos, para verificar las condiciones en que se encuentran viviendo desde que fueron detenidos por la Guardia Nacional, Ejército y corporaciones policiacas.

Dijeron que las condiciones en que se encuentran en las instalaciones del INM, "son deplorables", ya que ante las decenas de centroamericanos que han sido detenidos, muchos ya no alcanzan camas en los dormitorios, por lo que tienen que dormir "al aire libre".

Un joven guatemalteco narró que lleva un mes detenido, pero como no ha alcanzado cama, tiene que pernoctar al aire libre.

Los extranjeros protestaron en el momento que el INM y corporaciones policiacas trasladaban a decenas de ellos a un albergue y fue cuando empezaron a denunciar las pésimas condiciones en que se encuentran viviendo en ese lugar.

Durante la protesta, los extranjeros pidieron ser liberados o en su defecto que se agilice el proceso de su deportación a sus países de origen.

"Queremos salida", "Queremos salida", clamaron y denunciaron que "la comida que reciben no sirve".

Un hondureño dijo que lleva 27 días con dos de sus hijos de 7 y 4 años de edad y viviendo "en pésimas condiciones".

Los migrantes indicaron que para un grupo de 300 personas, solo hay un baño, pero no hay agua, mucho menos papel higiénico.

En días pasados, mujeres con niños de origen centroamericano que se encontraban en las instalaciones del DIF, denunciaron que no tenían alimentos, por lo que exigieron a los funcionarios les permitieran salir.

Desde principios de este año, ha aumentado la migración de hombres y mujeres de origen centroamericano que van con niños, porque consideran que el presidente Joe Biden puede darle asilo en los Estados Unidos, pero miles han sido rechazados y se encuentran varados en la frontera norte.

El Instituto Guatemala de Migración informó que de enero a marzo han sido expulsados desde México unos 7 mil 340 adolescentes, menores de edad que van con sus padres o solos hacia Estados Unidos.

En el 2020, fueron 8 mil 965 los adolescentes y menores de edad expulsados a Guatemala, mientras que en el 2019 fueron 7 mil 192.