Migrantes arrestados por Texas pasan meses en la cárcel antes de ver un juez

·4  min de lectura

Tucson (AZ), 30 ago (EFE News).- Inmigrantes indocumentados que están siendo arrestados por el estado de Texas bajo el cargo de traspaso tienen que esperar semanas e inclusive meses antes de poder comparecer ante un juez por delitos menores.

El pasado mes de junio, el gobernador de Texas, Greg Abbott, anunció que el estado comenzaría a arrestar a indocumentados que cruzan la frontera de manera ilegal por cargos como, por ejemplo, allanamiento de unas tierras que solo quieren cruzar en su camino hacia el interior del país.

Desde entonces y hasta la fecha, aproximadamente 500 migrantes han sido arrestados bajo estos cargos, principalmente dentro de rancherías.

Alrededor de 1.000 agentes del Departamento de Seguridad Pública del Estados de Texas patrullan la frontera de Texas con México y arrestan a los migrantes. Y desde la pasada semana cuentan con la ayuda de soldados de la Guardia Nacional que se han sumado a esta tarea de arresto.

"Estos migrantes están siendo arrestados por el solo hecho de cruzar la frontera sin documentos, nadie traía con ellos drogas o armas de fuego", explicó a Efe Kathryn K. Dyer, directora de la Clínica de Defensa Criminal de la Universidad de Texas en Austin.

Dyer personalmente trata de ayudar a dos mexicanos que fueron arrestados el pasado mes de julio y hasta la fecha aún no tienen fecha para comparecer en corte. Ambos han tenido un limitado acceso por teléfono tanto con su familia como con su abogado, situación que, dice, es generalizada.

El sistema legal de las cortes locales se encuentra saturado y ahora el arresto de migrantes indocumentados bajo cargos de allanamiento está aumentando el número de casos.

QUINCE DÍAS DE CONDENA

El primer grupo de nueve indocumentados arrestados por cargos de traspaso comparecieron ante la corte a mediados de este mes.

Durante un periodo de tres horas por medio de corte virtual por Zoom cada uno de los hombres, todos vestidos de color anaranjado y originarios de Venezuela, se declaró culpable.

Cada uno recibió una sentencia de 15 días de prisión, pero, debido a que ya habían cumplido con creces la pena, fueron liberados y entregados a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

La próxima corte está programada para la segunda semana de septiembre y Dyer asegura que los migrantes mexicanos a los que está asistiendo no formaran parte de este grupo. Esto significa que ellos podrían pasar fácilmente otro mes detenidos esperando su día en corte.

Kathrine Russell, abogada con el Centro de Educación y Servicios Legales para Refugiados e Inmigrantes (RAÍCES) en Texas, dijo a Efe que por el momento los migrantes que fueron sentenciados fueron puestos en libertad en los Estados Unidos por ICE y se les dio una fecha para "comparecer ante una corte de inmigración".

Es difícil determinar si la sentencia por traspaso a una propiedad privada pueda llegar a afectar la petición de los migrantes que solicitan asilo político.

En opinión de Russell, este cargo es considerado un delito menor y no debería ser tomado en cuenta por la corte de inmigración, pero, sin embargo, reconoce que dependerá de cada caso individual y del juez de inmigración.

LA SITUACIÓN PODRÍA AGRAVARSE

Ambas expresaron preocupación ya que se espera que los arrestos de migrantes continúen, ya que la meta de la administración Abbott es detener un promedio de 200 migrantes al día.

Esto podría agravar aún más la saturación en las cortes y alargar el periodo en que los migrantes permanecen detenidos.

También el hecho de que estén recibiendo una escasa representación legal y grupos pro inmigrantes no puedan tener acceso a ellos para explicarles sus derechos.

"Muchos de ellos simplemente se están declarando culpables porque no entienden lo que está pasando y sobre todo no quieren seguir encarcelados", dijo Russell.

Otra preocupación es el reciente anuncio de que los soldados de la Guardia Nacional asignados por Abbott a la protección de la frontera tienen ahora la facultad para arrestar migrantes.

El gobernador texano, al igual que otros políticos republicanos, han acusado a la administración del presidente Biden del incremento del flujo migratorio en la frontera.

De acuerdo a las cifras más recientes el pasado mes de julio se detuvieron a más de 200.000 migrantes en la frontera entre México y los Estados Unidos, el número más alto registrado en los últimos 20 años.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.