Migrantes abarrotan oficinas de refugio en México ante temores políticas migratorias EEUU

Por Lizbeth Diaz y Jose Torres

TAPACHULA/CIUDAD DE MÉXICO, 4 ene (Reuters) - Miles de migrantes han acudido en masa a oficinas gubernamentales en el sur de México para solicitar refugio luego de que Estados Unidos anunció que mantendría duras restricciones empleadas para expulsar inmediatamente a quienes han intentado cruzar a su territorio de forma indocumentada.

El mes pasado, la Corte Suprema estadounidense dijo que mantendría la medida que data de la era COVID-19, al mismo tiempo el presidente Joe Biden informó que esta ley, conocida como Título 42, podría extenderse hasta junio.

Funcionarios de Estados Unidos dijeron a Reuters que la orden que actualmente es aplicada a guatemaltecos, hondureños, mexicanos, salvadoreños y venezolanos pronto podría alcanzar también a cubanos, haitianos y nicaragüenses, provocando temores sobre más expulsiones, según expertos.

El migrante cubano Germán Ortiz, que ha esperado por varios días su turno para solicitar refugio en la ciudad mexicana Tapachula, fronteriza con Guatemala, dijo que quiere llegar rápidamente a Estados Unidos.

"Estamos seguros que al aplicarse esta nueva ley se nos va a cerrar el camino, mucho más", afirmó Ortiz, quien llegó a México a fines del mes pasado. "No queremos arriesgarnos, debemos llegar a la frontera ahora", sostuvo.

Actualmente, Washington lidia con un récord de 2.2 millones de arrestos de migrantes en su frontera suroeste desde 2022.

La polémica ley se implementó inicialmente para frenar la propagación del COVID-19, pero autoridades sanitarias estadounidenses han dicho que ya no es necesario. Defensores de derechos de migrantes califican la política como inhumana y que expone a las personas en movilidad a graves riesgos, como el secuestro o asalto e incluso la muerte.

Andrés Ramírez, jefe de la Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados (Comar) de México, estimó que hasta 5,000 migrantes se presentaron en las oficinas de Tapachula entre el 2 y 3 de enero, uno de los grupos más grandes que la agencia haya visto en poco tiempo. Muchos de ellos eran haitianos.

Ramírez explicó que gran parte las personas buscan refugio pensando que con el documento que se les entrega podrán llegar más fácil a la frontera entre Estados Unidos y México, mal orientados por "coyotes" (traficantes de personas).

La nación latinoamericana ha buscado mecanismos para contener la migración en masa hacia Estados Unidos, desmantelando caravanas e instalando diversos controles de seguridad por todo el país, con militares y efectivos de la Guardia Nacional.

Ramírez creía que la gran cantidad de recién llegados podrían estar buscando llegar a Estados Unidos antes de que cambien las reglas. "Están tratando de correr", dijo en una entrevista con Reuters.

"PEDIMOS UNA OPORTUNIDAD"

La policía en Tapachula y la Guardia Nacional levantaron vallas alrededor de las oficinas de Comar para bloquear a las grandes multitudes de migrantes que incluso intentaron ingresar por la fuerza, según muestran imágenes de Reuters.

"Tengo durmiendo aquí (afuera de Comar), desde el primero de enero, esperando que me ayuden, que me den refugio", dijo el martes a Reuters por teléfono Mauricio Hilario, un migrante salvadoreño de 27 años.

Casi 400,000 migrantes fueron detenidos en México hasta noviembre, el doble que en 2019, según muestran datos oficiales. La cifra es la más alta desde que se tiene registro.

Se espera que el tema migratorio ocupe un lugar destacado en la agenda de la Cumbre de Líderes de América del Norte, que se realizarán en Ciudad de México la próxima semana. En el encuentro estarán el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, así como los presidentes de Estados Unidos y México.

Lorena Mena, directora de Continente Móvil, un grupo de expertos especializado en temas migratorios, dijo que cualquier expansión del Título 42 probablemente aumentaría la migración riesgosa porque los traficantes los alentarán de que serán expulsados a México y no a su nación.

"Que las personas traspasen fronteras no les quita derechos, entre ellos, a pedir asilo, y esto está siendo limitado violando el principio de no devolución", explicó Mena, añadiendo que muchos migrantes seguramente volverán a intentar ir a Estados Unidos.

Algunos migrantes, como Raquel, una venezolana de 44 años que vendía huevos duros con sal para pagar una pequeña habitación compartida en Tapachula, habló de la esperanza que tiene de que en la cumbre se genere un plan que facilite el paso legal a Estados Unidos.

"Me gustaría que entre ambas naciones nos dieran el apoyo y la oportunidad de poder pasar (a Estados Unidos), buscar una mejoría para todos para poder ir legalmente y no tener que arriesgarnos a cruzar por México", dijo entre lágrimas.

(Reporte de Lizbeth Díaz en Ciudad de México y José Torres en Tapachula; escrito por Daina Beth Solomon; traducido por Noé Torres)