Migrante detenido en San Diego muere por coronavirus

Redacción
Migrante detenido en San Diego muere por coronavirus

Un migrante de 57 de años que estaba detenido en el Centro de Detención de Otay Mesa falleció el pasado miércoles 6 de mayo por complicaciones generadas al contraer el COVID-19. Se trata del primer indocumentado en morir por este virus cuando estaba encarcelado.
Craig Sturak, funcionario de la Agencia de Salud y Servicios Humanos de San Diego explicó que el ahora fallecido había sido trasladado a una unidad médica a finales del mes abril cuando empezó a presentar síntomas de la enfermedad.
Según el Servicio de Control de Inmigración (ICE), el Centro de Detención de Otay Mesa es el lugar de reclusión de migrantes que presenta más problemas de contagios entre indocumentados, pues reportan 132 casos de los 175 que hay en todo Estados Unidos.
Incluso parte del personal que trabaja dentro de las instalaciones ha dado positivo, pues 10 de los 39 trabajadores ya fueron infectados.
Algunas organizaciones han buscado presentar demandas y presionar al ICE para la liberación de los migrantes, pues argumentan que es un acto inhumano tener recluidos a tantas personas en una zona tan infectada.
También entre los demandados se encuentran la empresa CoreCivic, compañía que se encarga de administrar prisiones privadas y centros de detención en diferente partes del país.
Monika Langarica, miembro de la Unión Americana de Libertades Civiles, explicó para un medio local que ganó una demanda en contra del ICE y CoreCivic para liberar a migrantes vulnerables, pero que está noticia trágica demuestra “al no tomar medidas resultará en una muerte cruel e innecesaria”.
Pedro Ríos, director del Comité de Amigos Americanos en San Diego, indicó que algunos de los internos han realizado una huelga de hambre ante la negativa de la administración de proporcionarles equipo de protección para prevenir un contagio de COVID-19.
El Centro de Detención de Otay Mesa tiene una capacidad para albergar a mil 970 personas, pero una corte dictaminó que deberán liberar a todos los detenidos que se consideren como población vulnerable.
De acuerdo a los organismos, el ICE había considerado a 130 personas como población en riesgo de contagio, pero que este pasado lunes 5 de mayo, sólo liberaron a 2.
Con información obtenida de The San Diego Union-Tribune y El Imparcial