Migración, comercio y pandemia, los temas en la reunión virtual de Joe Biden y López Obrador

Newsweek México
·2  min de lectura

ESTE LUNES por la tarde el presidente de Estados Unidos, Joe Biden dijo al mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador que desde la administración de Barack Obama su país hizo un compromiso de “ver a México como un igual” y no únicamente como “alguien que está al sur de nuestra frontera”.

Durante la reunión virtual que sostienen ambos mandatarios, López Obrador dijo al inicio de su participación que: “México y Estados Unidos son más fuertes juntos”.

El presidente de México también citó la frase atribuida a Porfirio Díaz: “Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos” y destacó que ahora puede pronunciarse: “Bendito México, tan cerca de Dios y no tan lejos de Estados Unidos”, lo que provocó una gran sonrisa de Biden.

Hace unos días, se dio a conocer que los temas a tratar sería: el flujo de migrantes y comercio, legal e ilegal, a través de la frontera entre Estados Unidos y México.

La reunión tiene lugar cuando Estados Unidos enfrenta una nueva oleada de inmigrantes indocumentados en la frontera sur, mientras Biden, quien apenas asumió suspendió la construcción del muro fronterizo impulsado por Donald Trump, suaviza la dura política antiinmigración de su predecesor.

La Casa Blanca dijo que la cita con López Obrador abordará la colaboración en materia de migración, los esfuerzos conjuntos de desarrollo en el empobrecido sur de México y Centroamérica, la recuperación de la pandemia de covid-19 y la cooperación económica.

El mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo el sábado que en la reunión con Biden iba a enfatizar la importancia de la mano de obra migrante para la economía de Estados Unidos.

López Obrador recordó que en la Segunda Guerra Mundial ambos países acordaron el “Programa Bracero”, mediante el cual trabajadores mexicanos fueron legalmente a Estados Unidos a levantar las cosechas a falta de estadounidenses, desplegados en el conflicto bélico.

Estimó que la economía estadounidense necesitaría entre 600.000 y 800.000 trabajadores migrantes al año. N