Mientras EEUU y China buscan una posición común sobre Corea del Norte, ¿Rusia se convierte en comodín?

Por James Pearson y Alexei Chernyshev
El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, observa un simulacro militar que marca el 85 aniversario del establecimiento del Ejército Popular de Corea, foto cortesía de la Agencia de Noticias KCNA disponible el 26 de abril de 2017. KCNA/Handout via REUTERS

Por James Pearson y Alexei Chernyshev

SEÚL/VLADIVOSTOK, Rusia, 3 mayo (Reuters) - Cuando el líder norcoreano, Kim Jong Un, envió los saludos por el Año Nuevo Lunar, la primera tarjeta fue para el presidente ruso, Vladimir Putin, antes que a los líderes de China y otros aliados de su país, según su agencia de noticias oficial.

Algunos académicos que estudian a Pynogyang sostienen que Kim podría estar acercándose a Rusia para aliviar cualquier dolor si China, que representa cerca del 90 por ciento del comercio de Corea del Norte, aumenta las sanciones en su contra como parte de las medidas para disuadir sus programas nucleares y de misiles.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, elogió a su par chino, Xi Jinping, la semana pasada por la ayuda de Pekín para intentar frenar a Pyongyang. Un día después, el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, presionó al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que impusiera más sanciones para aislar aún más a Corea del Norte.

No hay indicios de un aumento sostenido del comercio entre Rusia y Corea del Norte, pero las vías de distribución y de transporte entre ambos países están cada vez más copadas.

Un nuevo servicio de ferry desde la próxima semana transportará hasta 200 pasajeros y 1.000 toneladas de carga seis veces al mes entre Corea del Norte y el puerto ruso de Vladivostok.

Datos de navegación en Thomson Reuters Eikon muestran que ha habido recientemente un flujo constante de tráfico de tanqueros petroleros desde Vladivostok hacia los puertos de la costa este de Corea del Norte.

El jueves pasado, cinco petroleros de bandera norcoreana recibieron carga en los puertos de la zona de Vladivostok e identificaron puertos norcoreanos como destino. No se sabe qué productos llevaban.

A principios de este año, funcionarios del Gobierno ruso visitaron Pyongyang para discutir más cooperación en el transporte ferroviario, según reportes de medios. Una conexión ferroviaria construida por Rusia entre la ciudad fronteriza rusa de Khasan y el puerto norcoreano de Rajin ha sido utilizada para transportar carbón, metales y diversos productos petrolíferos.

"Corea del Norte no se preocupa por las presiones o sanciones de China porque está Rusia al lado", dijo Leonid Petrov, un experto en Corea del Norte de la Universidad Nacional de Australia.

"Pyongyang ha estado enfrentando a Pekín y Moscú durante medio siglo, dejándolos competir por el derecho a ayudar e influir en Corea del Norte", agregó.

(Reporte adicional de Maria Tsvetkova, Natalia Chumakova, Gleb Gorodyankin, Alexander Winning y Andrew Osborn en Moscú; Steve Holland en Washington; Michelle Nichols en Naciones Unidas; Chen Aizhu y Josephine Mason en Pekín. Editado en español por Carlos Aliaga)