Los miembros de la realeza les fallaron a Harry y Meghan: deberían ser responsables de sus acciones y errores

Shola Mos-Shogbamimu
·5  min de lectura
Oprah le pregunta a Meghan Markle por qué Archie no es un príncipe en el nuevo tráiler de la entrevista (CBS)
Oprah le pregunta a Meghan Markle por qué Archie no es un príncipe en el nuevo tráiler de la entrevista (CBS)

La verdad ahora está ahí afuera: el racismo y la falta de apoyo de la familia real y sus asesores sobre los ataques racistas y las amenazas a sus vidas es lo que Harry y Meghan, el duque y la duquesa de Sussex, dicen que los llevó a alejarse de la realeza, dejar sus deberes y salir del Reino Unido.

En la que sin duda es la entrevista del año, Meghan cumplió su palabra en junio de 2020 cuando dijo “Lo único malo que se puede decir es no decir nada”. Durante los últimos años, solo hemos escuchado un lado de la historia. El lado que criticó el carácter de Meghan, llamó a Harry débil, criticó injustamente su unión y eligió la misoginia, el sexismo y la intolerancia como herramientas. Era hora de que el mundo escuchara a Harry y Meghan. Tenían razón al hablar.

Harry y Meghan hablaron sobre cómo los trataba la familia real y los cortesanos, y desacreditaron lo que secciones de la prensa publicaron sobre ellos, supuestamente compartidos por fuentes cercanas a la institución. Meghan dejó las cosas claras sobre las acusaciones de que había hecho llorar a su cuñada; fue al revés, dijo.

También nos enteramos de que "The Firm" declaró que Archie no recibiría un título, o una imagen tradicional de ellos saliendo del hospital con el bebé. Archie no recibió seguridad. La familia real negó las historias más ridículas, afirmó Meghan, pero ni una sola vez se levantaría para protegerles de forma pública.

La expresión de sorpresa en el rostro de Oprah Winfrey cuando Meghan compartió el hecho de que uno de los miembros de la familia real tenía preocupaciones sobre qué tan oscura puede ser la piel de Archie, debe reflejarse en el rostro de cualquier persona que entienda lo racista que es esto. Dejemos una cosa clara: los miembros de la monarquía británica supuestamente tuvieron una conversación con Harry sobre sus preocupaciones sobre cuán oscura podría ser la piel de su hijo.

Archie, el primer descendiente de ascendencia mixta de la reina Isabel, no recibiría el estatus, la protección, la seguridad o el título que se le otorgó a sus primos, el príncipe George, la princesa Charlotte o el príncipe Louis. Hay algunas advertencias: los miembros extendidos de la familia real no obtienen automáticamente el derecho a la seguridad policial; y los protocolos establecen que solo los hijos o nietos de un soberano obtienen el título automático de príncipe o princesa. Archie era bisnieto de la reina en el momento de su nacimiento.

Sin embargo, parece inequívoco que la familia real haya tratado a Archie de manera diferente debido a su color de piel.

Leer más: “Incómodo y repugnantemente”: Espectadores de Good Morning Britain critican la entrevista a Thomas Markle

Los exduques de Sussex ya han experimentado situaciones en las que el locutor británico Danny Baker comparó a Archie con un chimpancé en público; no es de extrañar que estuvieran decididos a proteger y controlar la información sobre su familia en la mayor medida posible.

En mi libro, This Is Why I Resist, explico por qué la toxicidad del racismo institucional en Gran Bretaña se presta a unos medios en los que algunos alimentan a gritos el racismo descarado y el misoginoir. No tengo ninguna duda de que la experiencia que tuvo Meghan fue racista y misógina a manos de una institución que debería haberla protegido, pero, en cambio, facilitó un odio monstruoso contra ella por parte de los medios británicos.

Cuando se trata de Meghan Markle, seamos honestos y admitamos que una de las razones por las que algunos de los medios británicos pueden hacer esto es porque es lo que quiere una parte del público británico. Partes de la población británica impulsan esta fealdad irracional e injustificable contra el duque y la duquesa.

Solo tenemos que mirar algunos de los titulares recientes, que incluyen acusar a Meghan de mal juicio al supuestamente usar aretes que fueron un regalo de bodas del Príncipe Heredero de Arabia Saudita, Mohammed Bin Salman, a raíz del asesinato de Jamal Khashoggi; a volver a empaquetar las viejas acusaciones de intimidación en su contra, días antes de la entrevista de Oprah, para representarla como una "mujer negra enojada". Algunos informes también la han acusado de "burlarse" del personal, otro estereotipo despectivo que se atribuye a las mujeres negras como enojadas y sin cultura.

La institución que es la familia real claramente ve a Meghan como una amenaza, al igual que Diana fue percibida como una amenaza. La experiencia de mujeres independientes, carismáticas y muy queridas es asombrosa: ambas fueron rechazadas y no apoyadas, debido a su capacidad natural para interactuar con el público, lo que presumiblemente provocó celos. Sin embargo, para Meghan es mucho peor, porque su proximidad a la identidad negra como mujer birracial de herencia negra la convirtió en una amenaza mayor. El príncipe Harry tenía razón al temer que la historia se repitiera.

Es desgarradoramente cruel que cuando Harry y Meghan dicen que pidieron ayuda varias veces, especialmente cuando Meghan reveló que "ya no quería estar viva", ella se quedaría sufriendo con sus pensamientos suicidas; aparentemente no se le brindó ayuda. Esto es inconcebible.

La familia real tiene mucho que responder y merecemos una respuesta completa. E incluso si la gente es partidaria de la monarquía y de nuestra reina Isabel, todos debemos recordar que ni ella, ni la institución, son irreprochables. También son responsables de sus acciones, omisiones y fracasos.

La Dra. Shola Mos-Shogbamimu es una activista política y por los derechos de las mujeres, y autora de “This is why I resist.”

Si estás experimentando sentimientos de angustia y aislamiento, o estás luchando para sobrellevarlo, The Samaritans ofrece apoyo; puedes hablar con alguien de forma gratuita por teléfono, en confianza, en el 116 123 (Reino Unido y ROI), enviar un correo electrónico a jo@samaritans.org o visitar el sitio web de Samaritans para encontrar los detalles de su sucursal más cercana.

Si resides en los EE.UU. Y tú o alguien que conoces necesita asistencia de salud mental en este momento, llama a la Línea Nacional de Ayuda para la Prevención del Suicidio al 1-800-273-TALK (8255). La Línea de ayuda es una línea directa de crisis confidencial y gratuita que está disponible para todos las 24 horas del día, los siete días de la semana.

Relacionados

Aliados de Trump atacan a Meghan Markle por la entrevista que dio a Oprah Winfrey

Donald Trump Jr. llama a Harry un “tipo en video de rehenes” en un desagradable ataque a Meghan

Piers Morgan rompe el silencio tras abandonar set de Good Morning Britain durante debate sobre Harry y Meghan