Por miedo a robos y usurpaciones. Dueños de casas de la Costa buscan ingresar en forma masiva al partido

LA NACION
·2  min de lectura

Un grupo de dueños no residentes de casas y lotes en el Partido de la Costa organizaron desde la madrugada de hoy una gran caravana para reclamar por los robos y usurpaciones que sufren en sus propiedades en medio de la pandemia del coronavirus. Debido a que hay limitaciones para su ingreso en el distrito del intendente Cristian Cardozo, ya que les exigen un permiso especial, intentarán entrar masivamente con los documentos correspondientes.

El intento de acceder de esa forma podría originar incidentes. Alertados por la iniciativa, los residentes bloquearían su ingreso.

En horas de la mañana, muchos de los propietarios, que son oriundos de la Ciudad así como de diferentes localidades del Gran Buenos Aires, aún se encuentran a la vera de la ruta, a un costado del control sanitario de General Lavalle, a la espera de que les permitan ingresar al Partido de la Costa, que como otras regiones del país, exige permisos especiales para no residentes.

Según una de las personas que estaba esperando que le permitan ingresar, el Partido de la Costa les daría solo 24 horas de estadía y estaban analizando caso por caso.

"El Municipio dejaba pasar por día a 60 personas, con un mínimo de tres días de estadía. Ahora están analizando caso por caso para ver si nos dejan ingresar. Pero para hoy sacamos un permiso de 24 horas y no sé qué podemos resolver en tan poco tiempo", explicó uno de los propietarios en diálogo con TN.

Ocupaciones ilegales

Según un comunicado del grupo de propietarios, hay más de 500 viviendas y lotes que fueron ocupados ilegalmente en San Clemente, Las Toninas, Santa Teresita, Mar del Tuyú, Costa del Este, San Bernardo, y Mar de Ajó.

En ese contexto y desde temprano, hombres y mujeres se concentran en la Ruta 11, en General Lavalle, para intentar entrar masivamente al Partido de la Costa.

Tomas de tierras. ¿Qué dice la ley del delito de usurpación?Giro del Gobierno

La caravana tiene lugar en el final de una semana en la que la problemática de las tomas ilegales en todo el país cosechó un sinfín de declaraciones políticas, que pasaron de ser condescendientes con los usurpadores a ser más severas, sobre todo, después de que el presidente Alberto Fernández condenara las tomas.

El gobernador boanerense, Axel Kicillof, comenzó la semana planteando que hay una "innegable necesidad" detrás de las tomas y que el Estado debía "dar respuesta" a esa necesidad. Sin embargo, tras los dichos del mandatario y encontrarse con los gobernadores bonaerenses expresó : "Las usurpaciones no solo son ilegales, sino que además producen situaciones injustas".

En tanto, la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, había dicho que las usurpaciones "no son un tema de seguridad", sino "de problemas habitacionales y de mercado" . No obstante, ayer se alineó con la postura de Alberto Fernández y dijo que "las tomas de tierras son ilegales".